Es un lunes raro, es fiesta por diferido y además, se supone hoy es el día en que realmente fenece esta extraña mini legislatura en la que nadie ha podido legislar.

Parece pues que me he casi equivocado, porque hasta el último momento esperaba un acuerdo con bajada de pantalones incluida, aunque me da la impresión de que al que se los quería bajar no lo han dejado sus propios compañeros.

Ahora, todos, sin excepción, a seguir lo mismo, pues al contrario que yo, ninguno admite que se haya equivocado en algo y siguen con los mismos argumentos y tics.

Don Mariano quiere sacar más de 130 y don Pedro reza a san Lenin, en silencio para no bajar de sus fracasados 90, lo que sería ya su funeral político. Mientras, don Pablo ya está intentando engatusarlo. Ya no anuncia el nombre de “sus” ministros, solamente le dice que va puede entrar en un gobierno como un “aliado”.

El que lo tiene claro, es don Puigdemont, que ya ha dicho que salga lo que salga, no habrá un gobierno bueno. Este está en su nube. Desde que lo hicieron President por casualidad, se está viniendo arriba.

Los demás siguen a sus líos, aunque ya cada cual se decide a chorradas diferentes. En Valencia, que por lo visto no tienen más preocupaciones, han dado un año a los alcaldes para que se quite cualquier huella de franquismo, así están entretenidos.

Otra alcaldesa, doña Colau, ha elegido entre pagar a la presunta Hacienda catalana, o a la de toda la vida; ha optado por Montoro. Por algo será.

Curiosamente otro, don Kichi, también echa mano de leyes peperas cuando le conviene. En este caso ha usado la reforma laboral para echar a una currante. Todo vale.

De cosas más mundanas, hoy mientras veía la tele mañanera, me he dado cuenta de que la mala educación está omnipresente en los anuncios. En uno de ellos, no sé si para alquilar bicicletas o algo así, promueven engañar a madres y jefes para irse de paseo. Ejemplos como este, que piden engañar, tirarse a lo  primero que pase por las cercanías, o dejar al objeto de encame a las primeras de cambio, los hay a centenares. Esto, unido a los monólogos reglamentarios, en lo que todo se reduce a reírse de padres y abuelos y a decir cuan macho, o cuan hembra es el/la monologuista de turno y da como resultado esa educación que ahora estamos viendo. Ayudan mucho a esa subida de los acosos escolares, las agresiones machistas, y demás alegrías que traen los periódicos y telediarios. Es lo que nos hemos buscado.

Antes de irme, en la provincia hay alegría, en Torroles lo van a petar; “El turismo gay se prepara para el mejor verano de su historia con cuatro grandes eventos, el día del Orgullo Gay, el festival ‘Wonder Beach’, el encuentro de ‘osos’ Mad Bear y la visita del mayor crucero gay de Europa”. Mira que bien.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España