De por ahí fuera, todo malo. Siguen muriendo niños y adultos intentando escapar de la pobreza y la guerra en el Egeo; sigue habiendo atentados por doquier, y para terminar de darnos un panorama alentador, Inglaterra y Rusia se enzarzan en una guerra, por la muerte hace 10 años de un espía, al que Londres dice (y yo lo creo) al que mandó matar don Putin.

Todo esto ya es, desgraciadamente normal. Lo de la antítesis viene por dos detalles de ayer, (antítesis / Del lat. tardío antithĕsis, y este del gr. ντθεσις antíthesis. /1. f. Persona o cosa enteramente opuesta en sus condiciones a otra. RAE dixit) ambos referidos a la búsqueda de ese minuto de gloria que da salir en la tele. En uno, unos impresentables que utilizaron la buena fe de un presidente de gobierno y qué, naturalmente, ayer mismo ya estaban poniendo el cazo en las teles para recoger ese minuto fatídico por su “chiste”. En su antítesis, y a este hay que mencionarlo con todo su nombre por ser un señor, don Pedro Mielgo Silván, policía nacional jubilado, el testigo más importante y definitivo de un crimen, qué sin él, quizás aún estaríamos intentando esclarecer. Don Pedro, desde su actuación no quiso salir en los medios, no intentó rentabilizar su acto, ni sacar partido a ese momento, y ayer cumplió con su obligación. Es la antítesis de mucha gente, que está dispuesta a lo que sea, incluido a pasar por la trituradora de dignidades que es Tele 5. Gracias don Pedro por ser así.

Por lo demás, el Rey sigue recibiendo a todo el mundo. En esto, se ha desatado una nueva carrera hacia la postmodernidad y la progresía galopante. Todos los neo progres intentan, y  a ver quién lo consigue, ser el más maleducado, el peor vestido y el más impresentable en la presentación. Intentan que una de las formas de que el país progrese sea desprendiéndose de la educación. O al menos eso piensan estos zopencos.

Por lo demás, habrá que mirar cuando es san Martín ya que el destino de don Villar se le está poniendo negro. El dictador del futbol español anda enredado en sus relaciones con los Fiferos denunciados (Blatter, Platini, etc…). Esto quizás vaya a ser su final, aunque pasta ya ha sacado como para un retiro dorado.

En Málaga, para seguir la tónica nacional de que todo lo compran los chinos o los rusos, ahora hay unos inversores rusos, que quieren quedarse con eso que llaman “las torres de Repsol”, o sea qué, los que queríamos un parque allí, lo llevamos claro. No hay parque.

Ayer hubo un terremoto en Málaga, yo me he enterado por la tele, porque ni se me movió la lámpara ni vibró el sillón, ni nada de nada. Esta visto, soy un insensible.  Me voy, hoy viernes, tengo radio, en la COPE a las 18.00.

Hasta el lunes.MI Málaga mañanera            Pepeprado      

Written by