Para (y por) ser lunes, tranquilidad, lo que me dejará espacio para comentar cosas personales.

Fuera, el Maúro le echa cara al asunto y dice que; “Venezuela tiene superávit de elecciones y consultas”. A este, todas las elecciones que no le van a él bien, le sobran.

Su vecino, don Donald, que por cierto se va a poner de sueldo 1$, (como don Pablo y los suyos aquí), ya se está civilizando. Para empezar no piensa meter en la cárcel a doña Jílary, entre otras cosas porque la ve “buena persona”. Un ángel de hombre.

Por aquí, dicen las malas lenguas que don Rajoy convocará nuevas elecciones si no saca adelante el Presupuesto. Esto, a algunos los va a poner de los nervios. Por si acaso, doña Colau ha subido un 7,6% su presupuesto… para las dietas de sus directivos.

En esta carrera hacia el futuro, uno hay que confiesa su amor hacia el perdido don Pedro NoNo, es el Hernando socialista, que aclara lo siguiente; “mi afecto por Sánchez es tan grande que iba a ser el padrino de mi hija”. Lo curioso es, que habla en pasado, por lo que se deduce que junto al liderazgo, don Pedro también perdió el padrinazgo.

¡Ah!, y la Guardia Civil ha fabricado ocho nuevos mártires. Los han detenido por la agresión a sus dos compañeros en Alsásua. Durará hasta que una jueza conmiserativa los suelte tras su elevación a los altares del independentismo.

Ahora, una de esas mis extrañas reflexiones personales. Creo que ya expliqué que tengo un Museo de los Herrores donde colecciono barbaridades léxicas, allá donde los errores devienen en horrores. Ahí no considero los errores de los correctores, que algunos son hasta divertidos, ni los gazapos del apresuramiento, porque en este mundo tan ultrarrápido, harían falta varios volúmenes para recogerlos. Recojo en mi tablero, esos neologismos de pacotilla que algunos y algunas utilizan, las más de las veces por ignorancia propia y por exceso de auto complacencia.

Cómo hace tiempo que dejé de prestar atención a esos programas de debate en los que personajes imbuidos de una presunta sabiduría dictaminan sobre el Bien y el Mal, lo tenía algo abandonado. De noticiarios, me he autoimpuesto la penitencia de ver al menos uno, y sólo uno, diario, y eso, para estar mínimamente informado, no de la realidad sino de lo que nos venden por realidad.

No obstante en mis zappings (esta palabreja ya está recogida en algunos diccionarios de un cierto fuste), buscando algo interesante, a veces tropiezo con alguna perla de exquisito oriente.

Y este es el caso. Este finde, nuestra particular Delegada de Clase, o representante podemita, doña Teresa Rodríguez, parió sin aparente dolor, esta bella frase; “… un Podemos movimientista”. Y se quedó tan fresca la criatura.

Es tan gratificante esta novedosa aportación al lenguaje popular, que la he adjuntado a otras tales como; desintusiasmar (de una encuestada), autosuicidarse (de un corresponsal de informativos); violencia percutante… etc., y otras bellas muestras de la evolución neo lingüística de este atribulado país.

cartel-caceroPara redondearlo, mi amigo PT, me acaba de mandar un cartel, que adjunto, en que hay una gran oferta de flamenquínes “caceros”. Una ternura.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España