Cada vez más, leer periódicos o escuchar noticias termina produciéndote un cierto asco. Hoy es uno de esos días malos. Nos enteramos que la Generalitat, que debería estar velando por todos los catalanes, lo que está intentando, es evitar a don Arturete que tenga que pagar (en dineros) por sus desvaríos en lo del 9-N. Esto es lo único que entienden los independentistas, que les toquen el bolsillo a ellos.

Pero lo peor es comprobar que a pesar de todos los años pasados, el veneno inoculado por esos indepentistas sigue vivo. Ayer el alcalde de Ermua renegaba de eso que llaman “el espíritu de Ermua” porque confesó que en el resto del País Vasco los acusaban de ser… “españoles”.

Hablando de lo mismo, ayer los medios no se atrevían, pero ya hoy sabemos que al asesino del chaval, está de permiso. Un juez de vigilancia penitenciaria que debe ser muy comprensivo, le “disculpó” sus pequeños deslices, tales como asesinar a Miguel Ángel Blanco, estar en los de Gregorio Ordóñez, el brigada de Infantería Mariano de Juan Santamaría, y el comisario Enrique Nieto y lo premió. Entre todas estas cosas, le echaron en una de esas sentencias inútiles, 450 años de prisión, pero a estas alturas, no solo está en su casa, sino que el viaje, se lo pagó el Estado desde Huelva a casa de su padre “(de la prisión en Huelva, fue trasladado a la de Burgos y de allí, en un vehículo policial y rodeado de protección, a la casa)”. Por supuesto, este de pedir perdón, nasty de plasty, él piensa que el culpable fue el chaval que puso la cabeza delante de su pistola. Y lo asqueroso es que el país asiste (asistimos) imperturbable a esto, e incluso las Carmenas, los Kichis y los Garzón (que ha dicho que el culpable era el concejal), siguen campando a sus anchas e incluso cobrando del Estado.   

Ante este ejemplo, esta demostración de que aquí, hasta matar sale casi gratis si tienes las amistades pertinentes, es normal este titular; “El hombre que mató a su sobrina de 8 años confiesa que la torturó durante horas”. Este animal sabe que en unos años estará en la calle y podrá hacer otra bestialidad.

Mientras, nuestros políticos dedicados a cuidar su patrimonio. De los senadores, el 60% no quiere soltar prenda sobre su patrimonio, y los diputados más de lo mismo, así que preocuparse de los asesinos no es su problema.

Este ambiente de impunidad hace que ya, los delitos (o faltas) menores estén proliferando. Por ejemplo eso del ‘simpa’ que ya es corriente, lo practican hasta los visitantes; “Pillan a 14 italianos en pleno ‘simpa’ y los obligan a pagar y dejar propina”. Parece que ya lo saben en toda Europa, que esto es una viña sin amo y que aquí vale todo. Y no echemos la culpa a Policía Nacional o Guardia Civil (los  locales son y están para el servicio de sus alcaldes) que cada día trincan a todo tipo de delincuentes, delincuentes que son puestos en la  calle casi inmediatamente.

En Málaga, esto ya ha llegado hasta el mismísimo Ayuntamiento; “Urbanismo admite su impotencia con la obra ilegal que detectó hace 11 años”. Que investiguen las relaciones del infractor, es hasta posible que se lleven una sorpresa. 

Para el final, la única noticia buena; “Tres tazas de café al día son buenas para la salud”. Aunque esto guste a algunos y disguste a otros, a mí me encanta. Dice que los cafeteros duramos más. Mira que bien.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España