Me había propuesto no hablar del Mundial, de ese Mundial cicatero en espectáculo y millonario para con los jugadores, ya que considero que lo que hay ahora no es futbol, es una reunión de divos caprichosos que juegan cuando les viene bien, pero una noticia me obliga a tocar el tema. No, no es la noticia de que Alemania se haya ido de allí. Es esta noticia; “El «colchón del hotel», la causa de la lesión de Marcelo”. Esta frágil criatura, se retiró del Brasil-Serbia “por estar dolorido gracias al colchón del hotel”. Tamaña falta de vergüenza torera es la gota que colma el vaso de las niñerías, de los antojos de estos niños malcriados que explotan a un público entontecido que les perdona todo. En estos tiempos en que la gente se ahoga en el mar buscando un lugar donde vivir dignamente, ese tipo de cosas deberían estar penadas, al menos con el ostracismo popular. Pero, no, conociendo el paño, lo más seguro es que castiguen al director del hotel. Asqueroso, simplemente asqueroso, este momento de idolatría colectiva.

Ya en la normalidad, en lo exterior han encontrado descuartizado en Venezuela a un dueño de restaurante, un español. Lo hicieron pedazos y lo metieron en su frigorífico. Allí, un muerto más que menos, da igual, así que nada harán.

En Washington el representante de la Raza Superior, se desbocó hablando contra España, el embajador señor Morenés le contestó… y los indepes le montaron un numerito de escándalo. Ahora el aTorrante le ha pedido a su benefactor don Kim Yong Sánchez que lo destituya, y estamos esperando a ver qué hace este. Lo que no hará será preguntarle a la nueva Fiscal General del Estado, porque esta ha declarado; “En España no podemos hablar de presos políticos”, y claro, eso se da de tortas con las soflamas del del lacito amarillo y sus congéneres.

Mientras, los otros peticionarios se aprovechan. Ya tienen a “sus” presos cerca de ellos, y ahora quieren más; “Urkullu “apremia” a sus consejeros negociar con Pedro Sánchez”. Ha visto que hay chollo y que hay que hay que aprovecharlo cuanto antes. Lo mismo le pasa al señor Torrente, que ya habla en público de “rebelarse contra el Supremo”. O los de la CUP que quieren impedir que el Jefe del Estado pueda ir a Gerona. Esto es ya una carrera a ver quién saca más.

Claro que no se puede decir que don Pedro esté inactivo. Por ahora su mayor preocupación es… su imagen. “Dar carpetazo al álbum de fotos propagandísticas”. Ya nos lo han enseñado corriendo (perdón, haciendo running), hablando, y de todas las maneras, incluidas sus primorosas manos, y ahora habrá que estudiar lo de las estatuas al estilo coreano. Eso sí, ha renombrado a don Pere Navarro, ¿os acordáis, aquel que se cambiaba el modelo de gafas para cada entrevista? como jefecillo de la  DGTERC, lo que significa que lo vamos a tener cada día en los telediarios anunciando gafas.

Antes de dejar estas cosas, y ya que en Málaga, solo hay que mencionar la preocupación del señor Alcalde por hacer municipal, a Limasa, y el nombramiento de la otrora opositora, aquella que dijo se iba de la política para siempre, señora Gámez, que ¡oh, sorpresa! ha vuelto a la política como Subdelegada del Gobierno… del señor Sánchez, al que ella apoyó antes de su travesía del desierto, voy a hacerme y haceros, un par de preguntas.

Una me ha llegado en esos mensajitos del Güasaps. Es la que se pregunta el porqué a Gibraltar, que está a la misma o menos distancia que Algeciras de África, nunca llega una patera. Me hizo reflexionar sobre esa curiosidad, porque según sus habitantes, allí se vive mejor que en la Línea, así que para los inmigrantes podría ser un buen sitio para pedir acogida. A esto, se le suma que nadie, de los que mandan, ni aquí, ni en el UK de doña Theresita diga ni pio de esto.

La otra la he encontrado escondida en periódicos de menor tirada, y la copio literal; “La crisis disparó un 289% las renuncias a las herencias por falta de crédito para pagar sucesiones”. Este incremento de algo tan inmoral como que la gente tenga que renunciar a lo que es suyo, y que el donante ya había pagado varias veces previamente, al adquirir el bien y al pagar los sucesivos impuestos (IBI, etc…) no le haya servido para nada ante la coacción de un estamento oficial, es simple y llanamente, un chantaje. Si lo hiciera un particular, eso de chantajear, seria considerado delito. ¿A que sí?

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España