Todavía no es el día que antes era de pequeñas bromas y que ahora es de gilipuertadas horteras, pero ya hay noticias que parecen chistes.

Por ahí fuera, don Donald que es un filón para esto, se ha descolgado comparando a la ONU con un club para pasárselo bien”. Y habrá que hacerle caso, porque este de clubes de esos sabe un rato, (de otras cosas ni idea).

Chiste trágico lo del avión del Chapecoense, que ya está confirmado, era un ataúd volante, y cuando aún están calientes los muertos de ese accidente, se cae el avión ruso con los del Coro. Triste, pero a veces previsible.

De chiste nacional, esta noticia; “Los presos de ETA se abren a beneficios individuales pero “sin arrepentirse”. Hay que ver lo listos que son estos chavales, ventajas sí, pero de arrepentirse nada. Y seguro que les darán las ventajas.

Y entre las grandes bromas del país, enterarnos que el ex señor Rato, engañaba a Hacienda, es decir a su propio ministerio, en todas sus declaraciones. Suena bien eso de que tus declaraciones las miren con lupa mientras a este ciudadano le pasaban la mano por el lomo. Creo que el señor Montoro debería decir algo sobre este asunto, porqué él era colaborador inmediato del Tío Listo. 

También deberían explicar algo los sindicatos ante la  noticia de que hay tres inmigrantes temporeros que han muerto en Jaén en un ¿albergue? La explicación primera es si a estos inmigrantes los apoyan, y controlan cómo se los trata o eso no les incumbe a los sindicatos, o será… ¿Porque estos no valen para votar o pagar cuotas? La segunda pregunta, la más importante, sería explicar por qué hacen falta inmigrantes para las faenas del campo en Andalucía, cuando según ellos, el índice de paro andaluz no para de crecer. ¿Es que nuestros parados no sirven para recoger aceitunas? ¿O es que es más fácil apuntarse al sindicato y estar “protegidos” sin necesidad de currar?

Entre esas cosas que llamo pequeñas reflexiones, que a veces rozan el chiste, esta que estos días me he enterado, naturalmente por la tele, que hay cadenas de mujeres, de hombres, de familia, etc… Esto, cuando sólo había una cadena era innecesario, todos veíamos al Fugitivo, la Casa en la Pradera (en mi particular punto de vista, la serie más antisocial de la historia, pues allí por más que curraran nunca salían de pobres) o estábamos pendiente de Falconetti y después podíamos hablar ‘todos’ del capítulo del día anterior. Ahora por lo visto, para ser políticamente correcto, debes ver la cadena que te corresponda por genética y se acabaron las conversaciones.

Para ir  terminando, una de esas chorradas que ahora se están volviendo omnipresentes e imprescindibles. Es la del actor yanqui que colgó en una red social lo que él llamaba una paella, y que era algo indescriptible. Para mí era sólo una chorrada producto de la ignorancia culinaria del actor, sin mayor relevancia, pero levantó una oleada de comentarios entre los puristas del tema. Ahora para terminar de liarla, cargado de buena fe y sin saber en qué avispero se metía, el ofensor de almas  gastronómicas, ha pedido perdón por la misma vía ¿social?, pero… lo ha hecho con esta frase; “Para la gente de Sevilla que fue insultada por mi Paella, no quise usar langostas. ¡Se arrastraban en la sartén!” Con esto redondea su imagen de experto en geografía, historia y gastronomía. Pobre hombre, la que le va a seguir cayendo.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España