Voy tarde y con prisas, por eso no puedo entrar a desmenuzar las chorradas de cada día. Pero sí hay una, que me encanta; eso del CIS.

Resumiendo, el CIS, el Centro de investigaciones Sociológicas, es algo que publica cosas, como le da la gana, que cada cual interpreta como le da la gana, y que nunca se equivoca porque da la cantidad de soluciones que le da la gana. Con eso cubre todo el espectro de deseos y gustos sociológicos.

Ahora, con esto de la Nueva Fiesta Nacional, (elecciones y campañas), la voz del CIS está ahí para que todos los gurús de los medios la arrimen al ascua al que le han ordenado que la arrimen.

Para entrar en campaña, el CIS dice que todos vamos a votar igual, lo que cómo siempre, se lo cree quien quiere creérselo.

Aparte, aprovechando que el país anda entretenido con las componendas previas, intentando saber si los dos enterradores de partidos, don Garzón y don Sánchez se dejan comer directamente o se atrincheran para morir matando (políticamente, claro, no hay que desearle nada malo a nadie, ni siquiera a los que nos hacen la puñeta), otros se mueven sibilinamente. El ínclito ¿señor? Más, anda por ahí intentando hacerse un partido a la medida, para que le caiga como los trajes, e imagno que como los trajes, se lo hará con muchos bolsillos, ya más pequeños porque no va a haber billetes de 500.

Otros que también hablan, son los de TS, que por lo visto están esperando a ver si Podemos mete a doña Rosell en las listas y así poder intentar saber de las andanzas de esta señoría despendolada.

Y don Pablo, que ahora va de magnánimo. Le vuelve a hacer un  roto al otro Picapiedra; “…y ofrece a Pedro Sánchez ser su vicepresidente”. Me encantaría ver la carita del presunto vice al recibir la noticia.

Dejo esto y antes de irme, mi provincia. Es triste que en estos tiempos en los que todo se sabe tecnológicamente, en que se dice que el Gran Hermano lo sabe todo de nosotros, una madre maltratada haya tenido que recurrir a una nota en los deberes de su hija para hacer notar sus penas y maltratos. Por cierto, el maltratador sigue en la calle, después si se carga a esta mujer, a la maestra o al conserje, no nos llevemos la manos a la cabeza.

En la capital, don Paco de la Torre, una vez despachadas las intenciones de don Bendodo de apartarlo del poder municipal, se erige en nuevo promotor de términos léxicos. Ha inventado el de Metrobus. Yo me permitiría proponerle otros más ajustados, por ejemplo Metroficie (Metro+superficie), Tranvimetro (Tranvía +metro)… y tengo más. Si los quiere, le cedo estos términos.

Antes de irme, un recuerdo a don Ángel de Andrés López, el Manolo de ‘Manos a la obra’. Se ha ido en silencio y sin molestar, como ha trabajado siempre. Descanse en paz.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España