Del asunto de París, ya están saliendo esas ramificaciones que sorprenden… o no. De los asesinos nos enteramos que el jefe, un tal Salah, no se inmoló, por eso, porque es el jefe. O sea que en esto de los privilegios, son como todo el mundo; lo mejor para el jefe. Sí está claro, que el mayor criadero de asesinos y venta de armas es Bélgica, cosa que no debería extrañarnos porque allí viven tranquilamente algunos asesinos de ETA sin que nadie los moleste.

Lo que sorprende menos es que tras los primeros momentos, ya cada político casero esté intentando sacar provecho de los muertos para su propio beneficio. Cómo es habitual, siguen los güenistas predicando la paz en el mundo. Habría que ver si cuando tengan a un fulano con el alfanje preparado para rebanarles el pescuezo y hacerse un pisapapeles con su cabeza, seguirían proclamando pacifismo a ultranza.

De los desatinos nacionales, no me puedo resistir a un silogismo quien me llegó ayer por güasap. Decía qué; “si doña Carmena se niega a poner un belén navideño alegando que no todos los madrileños son católicos, se puede inferir que al poner en sus balcones la bandera gay, es porque todos los madrileños lo son en su totalidad”. Suena a broma, pero está muy bien traído y muestra la mentalidad de la señora.

Veremos ahora que pasa con esta alcaldesa de cartón piedra, cuando explique los líos del desalojo del colegio mayor de Madrid, que llevaba años okupado por más de 300. Para empezar, el colegio que se llamaba San Juan Evangelista, se ha quedado en “el ‘Johnny’”  y han hecho0 falta 300 agentes para detener a unos 75. (De estas cosas debería tomar nota el alcalde de Málaga que regala casas invisibles que pertenecen a Málaga)

Otro chiste es enterarnos que el presunto señor Rato se embolsó por conferencias, 1,6 millones, lo que es estar muy bien pagado. No se conformó y no los declaró a Hacienda. Es fácil imaginar lo que pasaría si algún currito de a pie ocultara estas cantidades al fisco.

Lo que sí estoy, es a la espera de ver si es verdad eso de que la nueva jueza, la heredera de doña Mercedes, de verdad va a meterle mano al asunto. Para empezar ha empapelado a varios gerifaltes, y lo que es más ¿sorprendente? al cerebro de loa banda, a don Gaspar. Espero que a la juez no le pase ningún accidente.

Como no podía faltar un desatino local, tenemos uno de lujo. Lo pongo sin tocar, es difícil de mejorar; “La policía multa a una ambulancia por aparcar encima de la acera durante una emergencia”. Fantástico. La policía local, a lo suyo, a proteger al ciudadano.

Hasta mañana

Pepeprado

Written by