El asunto del periodista saudí tiene que estar muy claro, Trump y Erdogan lo han dado oficialmente por muerto. Ahora, los que se están muriendo por accidente., son algunos de los verdugos. Esta es una forma muy árabe de acabar con los problemas.

Aquí don Sánchez y don Iván R. se han querido inspirar en la beatifica imagen de Bush en una escuela, aquella donde le notificaban lo de las torres, para hacer otro teatrillo. Se fue don Pedro a una escuela, a hacerse fotos, lo malo es que los niños, son imparables, y cuando algunos le empezaron a preguntar, se le cayeron los palos del sombrajo al “Presi”. Cuando le preguntaron qué notas tenía de pequeño, es decir de antes de tener negros a su disposición, reconoció que él, el Divino, sacaba, malas notas. Para redondearlo (nunca mejor dicho), uno de los púberes le pregunto qué hacía falta estudiar para llegar a ser presidente del Gobierno, y tuvo un ataque de sinceridad, contestó; Nada. Habla la experiencia previa.

Quizás por eso, él manda a su líder espiritual, don Pablo a negociar con los indepes encarcelados. O deja que sus ministras sean así de listas, por ejemplo doña Celáa que no pagó ni un duro de IBI por su “casita” de Neguri, esa que vale dos millones.

Claro que ahora casi todos los medios, especialmente los fieles, están dedicados a tirarse a la yugular de la señora Tejerina, ex ministra pepera que osó decir en voz alta lo que dicen por escrito los informes independientes que hablan sobre educación; que Andalucía está (también) a la cola en la educación oficial, que sus escolares están con un mínimo de dos cursos de atraso respecto a otros.

Por mucho que le pese a la vociferante doña Susana, que inmediatamente ha salido a rentabilizar las declaraciones y a envolverse en la bandera andaluza, y a sus correligionarios, esto es verdad. Habría resultado más inteligente y sobre todo más honrado, analizar el porqué de estas cosas. Por ejemplo explicar que la ministra Celáa, sí la del casoplón, que ahora es de Educación, ha demostrado sus intenciones comprometiéndose a una “educación cultivadora de las lenguas cooficiales”, o que en Vizcaya una ex etarra incursa en cuatro asesinatos, y un condenado por colaboración con ETA, vayan a explicar la historia de la banda terrorista en las aulas de los nenes vascos, o… ¿por qué no?, explicar que en ese fracaso, o mejor, “a ese” fracaso, contribuyen en gran parte los nenes extranjeros que se acogen en el país, de los cuales en, por ejemplo, Castilla León se escolariza uno y en Andalucía trescientos y poico. Claro que eso es sería tirar piedras a su propio tejado, y tampoco sería bueno para ella, explicar y aceptar que en muchos casos han convertido a los inspectores de magisterio de la Junta en verdaderos comisarios políticos más preocupados por no molestar a los que los han nombrado a dedo, que por la excelencia en la educación.

Así, y por eso, lo que dijo la señora Tejerina, no es algo que se haya inventado ella. Esto ha servido para saber que los estudios y pruebas TIMSS y PIRLS (el equivalente en Primaria al informe PISA) las que han declarado esto, y los que estudian la Educación y la comparan para buscar donde mejorarla. Ahí, y no en las palabras de la ex ministra, es donde se afirma que los niños de doña Susana estén siempre en la cola de todos los informes. Claro que es más fácil dejar que sus directores generales se gasten la pasta de la comunidad en puticlubs y locales de alterne, así son más fieles, que presionarlos para que trabajen en lo suyo.

Pero no, doña Susana decide según la tradición; matar al mensajero. Especialmente si el mensaje es desagradable y de los otros.

Ya puestos a comparar y ver quiénes aprenden, parece que nuestro alcalde va a crear escuela, así doña Carmena en Madrid lo está emulando “Carmena quita carriles a los coches sin previo aviso”. ¿Por qué será que esto me ha recordado a la Alameda?

De las cochinadas, en los juzgados de la capital piden 10 años, para un fulano “acusado de abusos a una niña aprovechando la comunión de unos amigos”. Este tipo de gente, es la misma que termina tirando niños por los balcones. Tienen que estar fuera de la circulación cuantos más años mejor.

Como siempre, antes de irme una nota ¿pintoresca? La de este tío, búlgaro, que vivía en un piso patera, sin oficio pero con muchos beneficios. Beneficios que obtenía de su especial habilidad; “El falso diplomático que robaba coches en 20 segundos”. Su familia sigue en Bulgaria, pero él se vino a Espadaña a “trabajar”… ¡por encargo! El fulano es un artista que usaba placas de matrícula diplomáticas. Ahora, a ver que se hace con él, porque lo mismo lo hacen ministro.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España