Tengo poco tiempo. A ver si algún día alguien me explica esto de que los jubilatas andemos más ocupados que cuando trabajábamos. Así que el repaso de hoy va a ser corto.

source link Del exterior me encanta la noticia de que la comercial que chivató los enjuagues de la empresa de productos farmacéuticos, Almirall, por cierto española, para que los médicos recetaran sus productos, se ha ganado con el chivatazo un milloncejo de dólares. No me parece éticamente bonito pagar a los chivatos, soy más de aquello de “Roma no paga traidores”, pero mejor esto, en dinero, que con cargos vitalicios en la política.

Aquí, otra reflexión sobre sentencias filosófico-literarias, aquella de que “la cara es el espejo del alma”. Me la ha traído a la mente la vista del personaje que don Pablo (¿o doña Irene?) ha puesto para sustituir a don Echenique, don Alberto Rodríguez, ‘el Rastas’. Echadle un vistazo y ya me contáis.

De la política lo más actual es la lista de peticiones al Tal para darle su voto, y en este mercado, el partido cántabro por boca de su diputado señor Mazón ha sido claro; «su voto vale 1.000 millones para el AVE, más pagar la deuda del hospital de Torrecilla». Así hay que hablar, claro y con los números por delante. Con esto dejo el mercado persa.

De lo que sí quiero hablar es del asunto de “los exámenes”. Ayer los medios de comunicación andaban como locos tras estos exámenes, entrevistando a los que se presentaban a eso que ahora llaman la EBAU (o algo así), desmenuzando exámenes, y preocupándose por el estado mental de los examinandos, a los que se les presupone un paso por las manos de educadores, psicólogos y mentalístas para prepararse. Me quedé mosca porque mi generación tuvo que pasar por una reválida de cuarto terrible, una de sexto más asequible, (ahí se podían aprobar grupos independientes, y dejar para septiembre los grupos suspendidos solamente), y tras esto, unos exámenes de Preu de olé y no te menees, y que yo sepa, nunca periodistas, fueron a enjugar nuestras lagrimas, ni los papás hicieron novenas para nuestro pase por estas Termópilas educacionales, y constato que no nos entró ningún telele a ninguno. De mi generación a los que conozco que estén majaras es porque ya lo estaban previamente, pero ninguno ha devenido en orate a causa de estos exámenes.

Hoy, la cosa va a peor. En Valencia “miles” de estudiantes están protestando porque su examen fue “el examen más difícil de Matemáticas II» en selectividad “de toda la historia”. Cómo se sabe y se mide la dificultad así de bien,  como para poder ir a la guerra, es algo sorprendente, pero allá ellos. Ahora para que no se traumaticen harán algo, por ejemplo aprobarlos cum  laude como a algunos próceres del momento, y, claro, eso a todos los que protesten.

Todo esto trae otra noticia, una que habla del próximo fin de los exámenes. Según doctos y esclarecidos pensadores, eso de estudiar y aprender, está desfasado, por que “la irrupción de la Inteligencia Artificial relativiza la importancia de una educación basada en la retención del conocimiento”. Según estas mentes pensantes, no hace falta saber nada, ya no hay que “vomitar” (el término es suyo, no mío) conocimientos, es mejor apoyarse en los medios digitales. Resumiendo, hay que cambiar la selectividad por la wikipedia y punto pelota y hacer exámenes blanditos. Yo por mi parte, seguiré venerando el recuerdo de mis antiguos profesores, incluso los de aquellos con los que no tuve demasiada afinidad, ya qué, aunque alguno de ellos, me hicieran alguna puñetita, yo también di bastante la lata, así que sigo agradeciéndoles su entrega y haberme dado conocimientos bastantes para salir adelante en esta vida.

Termino con Málaga, donde unos fulanos, usaban una boa de 4 kilos para que los bañistas pagaran por hacerse fotos con ella en La Malagueta, y la noticia de qué, gracias al impagable periodo de doña Susana, en el Hospital Regional no hay celadores para ayudar a los pacientes. Este finde los de traumatología no han podido moverse, muy bueno. Pero como no hay peor ciego que el que no quiere ver, el señor Ruiz Espejo, luminaria local del PSOE ha dicho esto; “El PSOE ve los presupuestos de la Junta como «un año perdido para Málaga»”. Y se ha quedado tan tranquilo. Para él, todos los males del mundo vienen de hace unos tres meses.

Hasta mañana.                        Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España