Se supone que los ciudadanos de a pie debemos confiar en los que mandan para estar protegidos y para poder trabajar y vivir tranquilos, pero, las noticias no van por ese camino, más bien esto parece un mundo de locos.

En Trumpolandia el señor Mark Zuckerberg anda pidiendo perdón al Senado por eso de las filtraciones… que no las hizo él.

En Brasil, mientras doña Dilma declara su amor incondicional (político, eso sí) al que está en la cárcel, en una de esas cárceles intentan fugarse y hay “al menos” 21 muertos (don Lula no estaba allí).

Por estos lares, la detenida por ser la jefa de los CDRs, una tal Tamara Carrasco, resulta ser, supongo que casualmente, una ex candidata de Podemos. En Baleares, para tocar en la Sinfónica es imprescindible hablar catalán, aunque por lo visto para el amor no hay fronteras; “La Guardia Civil ha detenido a un hombre en Alcudia, Mallorca, acusado de mantener relaciones sexuales con una yegua y una potra”. Y en Andalucía, ¡ay!, nuestra Andalucía es un caso aparte.

En el escándalo de estos tiempos, mientras juzgan (o eso creo) a los dos ex, poco a poco, van saliendo, documentos falsos, firmas que no se sabe de quién son, y presuntos compañeros de la enchufada que simplemente dicen que no la conocen, nunca estuvo por allí, y ni siquiera conocían su nombre hasta que se destapó el asunto. La tal doña Anaïs Moreno, hijísima de un preboste socialista, accedió al puesto y al sueldo, que no al ejerció físico de su función, vía digital. Y… ¡toma ya!, aún sigue ejerciendo de profesora interina en una Escuela de Artes de Huelva, “gracias al tiempo de servicio acumulado, de forma presuntamente irregular, en los dos años en los que estuvo destinada en el Polígono Sur”. O sea, que en esta Cortijá los años de enchufe, valen como baremo.

Todo esto no para la maquinaria administrativa, aunque tengo una reflexión propia sobre el asunto; si Cataluña sin Gobierno sigue funcionando, incluso mejor que antes; si Madrid más de los mismo con sus gerifaltes que andan enzarzados; si en Andalucía pasan las cosas que pasan y si en España el Gobierno, lo único que hace es defenderse… y el país, no solo sigue funcionando, sino que nos cuentan que todos los indicativos apuntan a que va mejorando día a día (aunque los sindicatos digan lo contrario), reflexiono, si todo estos pasa, ¿para que leches nos hacen falta los gobiernos?

Bueno, en eso que hablaba de lo administrativo, entran las cuentas para Málaga. Para eso que llaman el corredor ferroviario, ese que pasa por toda la costa mediterránea esquivando la de Málaga, esta ciudad “recibe hasta nueve veces menos inversión”. Como es natural, hay que mirar las cuentas de cómo se reparte la pasta, y en esas no hay sorpresas. ¿Quién se llevas la parte del león? Pues quien va a ser; Barcelona con 272,8 millones. Detrás, Valencia (183) y Murcia (176,5). Con esto se demuestra que para salir ganando, no hay como montar follones, y eso, en esta ciudad gusta poco, somos gente pacífica y a veces hasta educada, que nos las tragamos dobladas sin pestañear, mientras nuestros representantes se tiran los trastes entre ellos. Eso se resume en una frase, una sola; no tenemos arreglo ni esperanza de mejora.

En plan local, detuvieron a un fulanito, extranjero cincuentón, porque en pleno paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso, arreglaba sus problemas domésticos con una, dicen que, nueva pareja,  a hamacazos. Por lo que cuentan, como la parienta le discutía, agarró una hamaca del paseo y le atizó en la cabeza. Después, la ‘reprendida’ no quería poner denuncia ni protestaba del hecho. Así le va a ir a esta. Lo más seguro es que en una de esas, la deje en el sitio.

A otra cosa. Frente a la velocidad de instalación de chiringuitos varios y de actividades festivas diversas que este Ayto. demuestra, para otras cosas la celeridad se vuelve rémora y embarazo entorpecedor. Así, el flamante plan de los ‘puentes-plaza’ para el Guadalmedina, se vuelve a atascar. Ahora dicen que los estudios necesitan otros dos meses más. Lo que sí tienen claro, es que esos puentes ya nacerán peatonalizados, incluyendo los que son ampliaciones de algunos de ahora por los que pasan coches, que también correrán esa suerte. ¡Muy bueno, tío!

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España