Es increíble hayamos llegado a esto, a esta situación de locos, pero es lo que hay. Esta reflexión me viene ante este titular; “Los Mossos desalojan por la fuerza a los independentistas que intentan impedir el traslado de las obras de Sijena”. ¿Por qué? Pues simplemente porque de lo que se está hablando es, pura y simplemente cumplir la ley.

Hay una sentencia judicial que ampara esta devolución, y sin embargo, gentes que estoy seguro que no sabían ni qué eran esas piezas, ni nunca habían puesto sus valerosos pies en el museo ilerdense o sus cercanías, ahora están liándola, poniendo los gritos en el cielo. Más que les pese a estos gritadores, eso que están haciendo en vez de muy catalán, es muy español. No apreciar lo que se tiene pero que cuando alguien lo va a poner en valor, ponerse a dar voces y a rasgarse vestiduras, es muy nuestro.

Hay otra parte de locura en esto, y es que sean los mozos, esos que actualmente no saben lo que son y que lo único que saben es que cobran más que ninguna otra policía, los que ahora tengan que “frenar” a los que ayer protegían. Cosas de la locura actual. Pero, repito, deberíamos hacérnoslo mirar para ver cómo hemos llegado a esta locura generalizada, y también deberíamos pedir cuentas a los dirigentes que hasta ahora lo han permitido, dando origen a cosas como esta otra denuncia, esta vez en suelo balear; “Da igual que seas una eminencia como médico, sin catalán estás fuera”. Se está primando más el ardor a la causa que las virtudes laborales de la gente. De pena, pero los actuales dirigentes, aún lo admiten.

De las demas cosas, poco más, pero todo en concordancia con ese clima de falta de calidad democrática y de ética moral. La tal doña Colau, con tal de salir en los medios, ya ha llegado hasta a declarar su bisexualidad, dicen que para conformar al ala más elitista de su partido, la llamada “izquierda caviar”, aunque estoy seguro que a quien más habrá encantado es al papá de su nene, al que ha dejado a la altura del betún.

En terrenos de la Junta, todo igual, han sentado en el banquillo a los dos anteriores presidentes de ella, pero la actual no ve, ni oye ni comenta, ellas estaba en el limbo cuando hicieron de los EREs. No sabe nada, ni quiere saberlo.

En Málaga, lo mejor de lo mejor, que ha llovido. A pesar de los árboles que ha tirado, que seguramente estaban esperando esto para caerse, el beneficio de estas aguas es inmenso. A ver si estuviera lloviendo al menos un par de semanas y se recuperan algo los pantanos. Por ello, pongo una alborozada foto en la que se ve mi plaza húmeda y mis cristales con gotas de lluvia, todo un espectáculo.

Por lo demás, el Decano de los jueces dice hacen falta más de ellos, como mínimo, solo para Málaga capital, unos “30 magistrados más”. Esperemos a ver que partido aprovecha para colocar a sus simpatizantes.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España