Todo se acaba, y esta pequeña excursión también. En este momento estoy ya en el avión de vuelta, haciendo un raro ejercicio de escritura contorsionista. Esto de intentar escribir sobre una mini mesa, con el filo de ella y, por consiguiente el de la Tablet, incrustando de en mi estómago, es algo complicado, pero no quiero faltar a la cita, aunque al no tener internet, no puedo subir imágenes ni explorar las noticias.

Para no cansar, mañana ya, debidamente aposentado en casa, intentaré hacer ese resumen habitual, y de hoy y por hoy, solo decir que he visto cosas novedosas en el aeropuerto de Dublín. Ha sido una de las facturaciones más sencillas y simples de mi vida, el paso por Seguridad también ha sido rápido y eficaz, y las instalaciones del edificio no sólo son buenas,, sino también cómodas y eficaces. Ya mañana, ayudándome de un par de imágenes explicaré mejor estos conceptos, hoy, repito, escribir esto es sólo un acto de buena voluntad, aun más, sabiendo que hasta que no llegue a casa no voy poder colgarlo.

Como un avance del resumen, la visita a esta ciudad ha sido muy agradable, y en sentido amplio, ha sido un éxito. El venir aquí, esto ha sido gracias a mi Maru que es la que monta y me arrastra a estos viajes, ya sabéis que yo, a estas alturas soy más de quedarme en terreno conocido, es decir en mi casa, a pesar de que eso moleste a nuestro alcalde.

Como mis equilibrios para escribir van en aumento, gracias a los movimientos de quien va sentada delante mío, que se remueve en su asiento y consigue que la Tablet se intente cerrar y se me incruste en la barriga, voy a dejarlo, y a esperar días mejores para esto de la dactilografía.

Hasta mañana         Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España