Por ahí fuera andan de despedidas. Para echar de la poltrona a doña Cristina, ha hecho falta una juez, mientras el Mauro se aferra e intenta terminar de cargarse al resto del país. También habrá que echarlo con agua caliente.

Por aquí, sigue el rosario de promesas, besos, abrazos y… debates, debatillos, y debátetes. Que sirvan para algo, es cosa por demostrar, pero mientras, ellos y las teles lo pasan bomba y llenan horas de emisión sin pagar un duro.

Vamos a otras cosillas que circulan por las noticias. Como era de esperar, algunos han tirado por la calle de en medio y buscan trapos sucios entre las tropas de sus contrincantes, y salen denuncias hasta por escupir en la calle.

Entre ellas una que suena a muy “normal” en este país. La que se hace al presidente de la Federación de Baloncesto por gastos de ‘gravedad’. ¿Por qué digo que es normal? Pues porque, según el CSD, se gastó una pasta gansa de la Federación en gastos propios, para él y para su familia. Y esto, aquí, es normal. Desde el momento en que algún fulanito es elegido para algún cargo, automáticamente cree que el dinero que hay en caja le pertenece y, aparte de colocar a familiares en puestos bien remunerados, acostumbra a despacharse a su gusto sin el menor rubor. No digo que este sea el caso, pero digo que si se demuestra, no me va a sorprender lo más mínimo.

Entre estas noticias denunciadoras, hay una particularmente rara, rara; la que acusa al Obispo de Mallorca. Vista la apariencia física y oído su personal parlamento, no tiene el obispo mucha pinta de andar de coyunda por ahí con sus colaboradoras. Además, la personalidad de los denunciantes también suena raro. Como en todo, habrá que esperar a ver si, por casualidad, esta vez terminamos enterándonos de algo, cosa poco frecuente.

También dos noticias alarmantes. Una es la de un señor (por lo visto) muy importante, el fundador de North Face que no sé qué es, que se mató con cincuenta y tantos años, en accidente de kayak. La otra es la de un señor danés, también de cincuenta y tantos, que palmó tras correr la maratón de Málaga. Son alarmantes porque demuestran que esa ¿moda? de qué, los que están en camino de ser abueletes se apunten a barbaridades físicas, está cada vez más difundida. Hay que ser conscientes de la edad, las posibilidades de cada uno y dejar de hacer el héroe jugándose el tipo y dejando viudas e hijos. A esto se le llama ser consecuentes.

En Málaga, a cuenta de la noria ya se ha escapado el gato encerrado. Está en esta frase; “…, aunque reconoce que a medio plazo se tendrá que mudar porque afectará al futuro centro comercial”. Más claro, hay que ponerle un centro comercial al Soho. Quien quiera que lo entienda.

Una nota final con vistas al futuro; “Nace la primera camada de perros por fecundación in vitro”. Lo siguiente será sacar camadas de candidatos a Presidente.

Hasta mañana /         Pepeprado

 

 

Written by