De por ahí fuera, la refrescante noticia de que un ex primer ministro entra en la cárcel, aunque naturalmente, no es español, es israelí.

De nuestro jardín de los despropósitos nacional, hoy de lo que se habla es del intento de don Pedro de ser el Jefe de España… como sea, aunque según las cuentas, es posible que no pase nada y tengamos que ir a elecciones nada menos que en Junio. Seguramente para no arreglar nada.

Para desgracia de don Pedro, el protagonismo se lo ha robado doña Espe, que ha vuelto a dimitir… un poquito. Y van. ni se sabe cuántas veces.

En esto, doña Espe que ya pasó su mejor momento hace décadas, se está pareciendo cada vez más a los toreros, que se retiran y se cortan la coleta casi cada temporada, pero vuelven y revuelven siempre. Encima, doña Espe nunca dimite del todo, dimite un poquito. Por ejemplo ahora lo hace de una cosa, pero sigue estando en otras muchas, por ejemplo sigue siendo concejala, represéntate del grupo PP en el ayuntamiento e imagino que de algunas cosas más, que nuestros políticos y políticas son muy multifuncionales. Eso de irse de todo, por todo y para siempre, en España es muy poco común.

Aquí realmente somos diferentes, si no, que me dicen de los valencianos, que con la que está cayendo, se quieren cambiar los sillones de su parlamento para estar más cómodos mientras leen el periódico en las tablets que les han regalado. Lo malo es que el cambio de los 124 sillones, que según ellos están fatal porque son de 1991 (miremos cada uno en casa desde cuando mantenemos nuestros sillones) puede costar unos 330.000 eurillos, que naturalmente saldrán del erario público.

Aquí lo único que no cambia, que sigue siempre igual, haya inundaciones, terremotos, caos político u otro daño catastrófico, es… Telesusana.

Ahí, pase lo que pase, siempre andan con el ársa y olé, niños y niñas cantando y bailando, presentadores fieles y afines que sirven para todo, (véase si no el tal señor Cremades que lo mismo habla de cocina, se va de pueblos o toca el arpa si se tercia), y, naturalmente evitando hablar de EREs y similares mientras se glosan las virtudes del susanismo. Es la mejor imagen de la inalterabilidad y de la fidelidad a los que mandan.

Y por aquí, ¿qué? Pues lo de siempre, los de Limasa planteando su huelga para xoder la Semana santa. Se ha convertido ya en una tradición que ya la quisieren para si los yanquis, que se tienen que conformar con el Jalogüìn de los coj.., o el Zanksgivingdei de los pavos muertos. Eso no es nada, lo bueno es esto, una Limasada en cada festividad.  

Mientras, el alcalde signe enzarzado con lo del Metro, que no sé, si me dará tiempo a verlo alguna vez, pero que ya nos tiene a todos los malagueños hasta los mismísimos.

Y final, con un reconocimiento al señor Ángel Escalera que nos ha informado qué “La tele se vio por primera vez en Málaga en el año 1959”. Bueno, la verían algunos, yo no, yo tardé algo más, me perdí muchos Coros y Danzas.

Hasta mañana.         Pepeprado

Written by Pepeprado