Al menos entre todas las malas noticias del extranjero, entre ellas un descarrilamiento en Turquía con ya 24 muertos, hay una noticia casi buena; han sacado a varios de los niños de Tailandia y están intentando sacar al resto. En esto, hay que aplaudir al Gobierno tailandés que no ha dudado en aceptar la ayuda extranjera. De los buceadores rescatadores, unos 90, hay 40 tailandeses y 50 extranjeros. Está bien eso de no caérseles los anillos por solicitar ayuda. Quizás en eso esté el éxito de la operación y eso deberíamos aprenderlo todos.

Por lo demás, en Brasil con don Lula hay un festival de jueces. Unos lo entrullan y otros lo sacan, lo que da una idea de lo bien organizado que está el país. Por ahora, sólo por ahora, seguirá en la cárcel, mañana ya se verá. Más cerca, en Bruselas, la UE va a preguntar a los ciudadanos sobre esa chorrada de cambiar la hora cada dos por tres. Seguro aquí no nos preguntan, aquí solo se pregunta si se sabe que la respuesta va a ser la que quiere el Gobierno de turno. Aquí, lo pertinente sería ponernos a la hora de Greenwich todo el año, pero claro, eso quien lo va a proponer…

Aquí, Don Kim Yong Pedro sigue a lo supo; a colocar a los amigos. Como se ha encontrado con que había más aspirantes que puestos, lo ha solucionado a su manera; ha duplicado los cargos que tenía don Mariano. Por ejemplo, él ha pasado de dos subsecretarios de cada cosa a 5, así le han entrado más. Al personal de la Moncloa lo ha duplicado, incluso a los llamados comisionados, que son esos que se tienen que dedicar a preocuparse por la lucha contra la pobreza, de cara a la UE, los ha arreglado, ahora son dos, para que casi se preocupen el doble. Claro que todo esto va a costar unos 15.000 millones de euretes más, pero para eso tiene a don Garzón el Enterrador, para pedirlos en el Congreso, así el Amo no se moja.

Hay, entre otras cosas va a recibir el aTorrante en la Moncloa. Es otro error, porque ahí, el único que va a ganar va ser el President nominado por ventriloquia, ya que todo lo que saque será un triunfo, y lo que le nieguen también. De lo que seguro que no se van a dedicar a hablar es de los problemas de los ciudadanos catalanes, incluidos este taxista al que han medio matado unos borrachos de esos que llaman “turismo de calidad”; “Un taxista de Salou, ingresado en estado grave, por una paliza de tres jóvenes que le lanzaron al aire”. Esas cosas no merecen su atención.

Para demostrar que esto está marchando, hay otros que también han mejorado; “Los árbitros españoles serán los mejor pagados del mundo”. Con esto ya estamos a nivel mundial en algo. No importa que en esos malhadados informes Pisa sobre estudios sigamos en la cola, incluso los andaluces de la Jequesa a la cola de la cola, a la cola al cuadrado que diríamos los de ciencias antiguos. Eso importa menos.

Vamos con Málaga. Como lo de las medusas ya estaba anunciado, vayamos a algo peor.

Eso peor lo ha traído a la atención de los medios esta noticia de hace un par de día; “La Policía expulsa a una despedida de soltero de un AVE, que llega con 20 minutos de retraso a Málaga”. La historia es la de todos los días, una panda de fulanitos, trompas perdidos, que ya en el AVE estaban formándola y los bajaron en Córdoba. Pero esto es solo la punta del iceberg. Málaga se ha convertido en uno de los destinos estrellas para esas mal llamadas “despedidas de soltero/a”, que en realidad son sólo una muestra del peor gusto que se pueda tener. Significa que jóvenes (y jóvenas, que no se nos olviden por eso de la igualdad) se visten aún más hortera que en su vida habitual, se colocan penes o similares en la cabeza, demuestran la mayor desvergüenza posible y se dedican a molestar a diestro y siniestro para  demostrar que ellos son los más alegres y simpáticos del lugar y que el/la que se va a casar es una oveja que va al matadero. Me parece muy bien que lo celebren, pero… ¿por qué tenemos que celebrarlo los demás?

No hay más que darse una vuelta por las calles del centro, especialmente los fines de semana para ver el desmadre a que hemos llegado y la laxitud de esos que se autodenominan autoridades del lugar. Casarse siempre fue un acto fronterizo, y los que lo íbamos a hacer, siempre hemos acostumbrado a celebrarlo con amigos previamente, pero, nunca nos dedicábamos a molestar al resto del personal. Pero, claro, nosotros nunca hemos sido modernos, ni guay, ni progres…

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España