Cuando las cosas vienen de gente pública, y a veces incluso de la privada, es muy fácil que las burradas sirvan de ejemplo para más burradas.

Esperemos esto no pase con lo que ha sucedido en Japón donde a un bloguero, tras dar una charla sobre bullying lo han asesinado.

Aquí, entre los asesinatos, al arte en este caso, ya ha cundido el ejemplo del Ecce Homo célebre. Al ver que era un chollo y que la gente pagaba por verlo, en Estella que tenían un San Jorge algo averiado, se lo han dado a unos aficionados que lo han convertido en casi un comic japonés. Si esto sigue así, las Inmaculadas de Murillo podrían terminar siendo unas chonis.

Claro que lo peor es cuando el ejemplo lo dan las altas instancias. Don Pedro se tiró el detalle con el Aquarius y ya hay cola. Además de otro barco que está esperando que alguien los acoja, el Estrecho es un hervidero, y aquí no es como en esa llegada televisiva, aquí los que tienen que ayudar son los que hay, ni uno más, y esos, están desbordados. Pero claro, eso al Gobierno le importa un rábano, ellos ya tienen sus portadas.

Mientras, sin decir ni pío sobre convocar elecciones, tampoco se habla de un programa de Gobierno. Lo que sí se ha hecho es la remodelación de la Moncloa para estar a gusto y nombrar, sin nombrarlo oficialmente, a don Pablo, Ministro Plenipotenciario para el Desguace de España. Este ya se ha puesto a arreglarle los asuntos a los catalanes, y don Pedro está esperando a que los vascos le pongan el cazo. Por cierto que ya le han dicho que lo de la Seguridad Social vasca, es “el deseo irrenunciable” del PNV, o sea, que se tiene que dar por tripas. Naturalmente, se la darán limpia de polvo y paja, las deudas nos las quedaremos los demás.

También ha cundido el ejemplo de la Manada. En Cataluña a seis “presuntos”, pero que muy presuntos, violadores en grupo, ya los han dejado en libertad tras detenerlos, no sea que se molesten.

Lo dejo. Son días en los que estoy más que liado. Tanto que ayer no pude escribir nada, estaba disfrutando de la Justicia española en directo.

No voy a hablar siquiera de la situación de las Urgencias del Clínico, que eso da para mucho, no es para tratarlo con prisas.

Hasta mañana, a ver si puedo y me dejan.                     Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España