Hoy, como es natural, sólo hay un megatema de conversaciones por doquier, el sanchísmo o antisanchísmo de cada cual.

Resulta como mínimo curioso que don Pedro esté emulando a uno de los héroes del franquismo, al entonces Coronel Moscardó. Atrincherado con unos pocos fieles, que cada vez son más pocos, en su Alcázar, en Ferraz, está dispuesto a morir en el intento antes que tener que decirle a su parienta que lo han echado y que nunca va a ser ella la inquilina monclovita.

Sus restantes y menguantes tropas están tomando las medidas necesarias para el asedio. Ayer prohibieron la entrada a los revoltosos, e hicieron lo que en estos tiempos es equivalente a la muerte social, “quitaron de la web a los miembros dimitidos de la Ejecutiva”. Con este ostracismo dirigido en redes presuntamente sociales y su, según creen ellos, silenciamiento de los críticos, sólo se va a oír su preclara voz, la del “elegido”, don Pedro Sánchez, del que, por cierto, sería curioso conocer los entresijos de su tesis doctoral (2012) que tiene por título “Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público”, pues da la sensación que sus argumentaciones doctorales no han tenido demasiado éxito.

Quizás uno de los orígenes de su numantina actitud es que no tiene una segunda línea a la que replegarse, toda su vida desde que se licenció ha estado “enganchado” a la política y a sus cargos anexos.

Lo que sí ha conseguido es que todo el país esté enterándose de cómo funciona (o debe funcionar) un partido, y ya hablamos sin empacho de un Comité de Garantías, un Comité Federal y no sé cuántas cosas más.

Cada uno de los comités toma posiciones y todos a la vez intentan salvar su pellejo político y sus remunerados cargos, aunque ya hay dos bandos. Uno al que ya llaman los ‘sanchistas’, que solo se guían y fían de la Ejecutiva, aunque en esta ya quedan pocos hasta para organizar una partida de dominó. El otro, los hasta ahora durmientes y ahora emergentes ‘susanistas’, que han encontrado como Abraham su vara para cruzar el desierto, en doña Verónica Pérez a la que ahora proclaman ‘como única autoridad del partido’… naturalmente para encauzar el camino a su lideresa.

Como ya se está haciendo imperativo tomar partido, los de Málaga se han declarado como soporte del sector crítico con don Pedro. Estas cosas ahora son importantes, porque la beatiful people de la política se está jugando el sueldo. Seguiremos con ello.

Mientras, el país sigue a su bola, y tras muchos meses sin gobierno, sin oposición y con los independentistas dando la coña… “El IPC interanual entra en positivo por primera vez en nueve meses”. A ver si esta es la forma de mejorar.

Finalmente una nota curiosa, Telecinco, para la que Málaga no cuenta para nada, y de la que no habla ni en sus telediarios, ahora quiere rodar una serie sobre la Costa del Sol, como nido de narcos, traficantes y asesinos.

Espero que no se lo consientan porque esta televisión tóxica es altamente visible para muchos ciudadanos.

Del lio entre Junta y Diputación, sobre el embargo de Correos, ahora la Junta presenta recurso a ese embargo. Otro capítulo más.      

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España