«Amo a España y a los españoles», Esta declaración de amor de Junqueras, debería haber sido lo más del día de hoy. Sentirnos amados por este señor, debería habernos puestos exultantes y derramados de pasión. Pero no, para fastidiar esta bella historia de amor, tras nueve meses terribles, nos llega un parto, doloroso y desgarrado. Ha venido el Tal Sánchez y para encima, llevarme la contraria; ¡Anuncia elecciones para el 28 de abril!. No me lo esperaba, a saber lo que estará pasando esta criatura.

Son inimaginables los dolores del parto que ha debido sufrir el personaje para parir unas elecciones a las que le va a costar trabajo hasta que lo nombren candidato los suyos. Por si acaso y para empezar a limpiar en casa, ya ha purgado a los que han osado criticarle, por ejemplo a doña Soraya y al señor Barreda. Con esto avisa, de qué el que se mueva no coge cargo. Estas son las convulsiones de un animal herido y además parturiente, y estas son tremendamente peligrosa para los que les pille cerca.

Antes de anunciar las elecciones, ha desgranado sus nueve meses de “aciertos”, cosa, esta de los éxitos, difícil de creer cuando casi nunca ha estado aquí con nosotros. Por supuesto, ha olvidado sus dispendios personales y gubernamentales. Ya una de sus súbditas fieles, doña Montero, o Montera, deja de regalo “para el gobierno entrante», un pufo en forma de ajuste de unos 13.200 millones. Va terminar como empezó, gastando pasta por un tubo. Para que estas elecciones no coincidan con las del 26 de mayo, europeas, autonómicas y municipales, las hace en Aabril, tras la Semana santa, y eso, ¡plof!, nos cuesta otros 130 millones más. Deja atrás promesas incumplidas, las conversaciones con tintes separatistas que ha ocultado, las mentiras que ha enhebrado sin parar, y los líos que tiene pendientes, por ejemplo su Tesisgate. Para él, sólo cuentan los triunfos y sólo le preocupa lo de sacar a Franco del Valle de los Caídos, lo que parece ser su única aspiración. .

Ahora los que se tienen que poner las pilas son los opositores, que deben decidir si siguen a lo suyo, a pegarse navajazos entre ellos, o se ponen serios e intentan llegar a acuerdos para sacar al país del atolladero. Me temo que harán lo primero, y que tras esas elecciones, seguiremos lo mismo que ahora.

Vemos el ejemplo de lo que está ocurriendo en Andalucía. Están haciendo cositas, pero están principalmente procurando que no los vean a unos junto a otros y menos, junto a terceros. La política de la foto es lo más importante para ellos, y están dejando que doña Susana, que sigue callada, se rearme y les plante cara ya mismo.

Entre sus alegrías, ha estado el nombramiento del señor Fernando Francés, muy recordado en esta nuestra ciudad por sus decisiones para usar nuestras calles y edificios para lo que a él le ha dado la gana, pero la Consejera de Cultura ya ha salido a defenderlo, como si en toda Andalucía no hubiera habido otra personalidad más estimada por la ciudadanía. Es la repetición de eso de tomar decisiones, no a gusto del consumidor y en bien de la Comunidad, sino a gusto de los que mandan.

Ante esto, voy a terminar pronto, repasaré nuestra provincia. Aquí, en Ronda un personaje, dueño de un restaurante, contrata una cocinera y a los pocos días intenta merendársela sexualmente. Lo han denunciado, Qué menos.

En la capital, el Ayto está que se sale, para inaugurar “un servicio de préstamo de bicicletas” (es que no escarmientan), ha mandado, no a uno, sino a dos concejales para salir en la foto. Ha sido en la zona Este, por el Palo, y en una zona que sólo tiene 700 metros de carril bici, (de los 44 ms que debe tener la capital). Van a estar muy apretadas las bicicletas en esos metros.

De los dos grandes problemas todo son noticias “agradables”, Del primero, el Metro; “La concesionaria avisa a la Junta de que no es rentable el metro hasta el PTA”. Del segundo, el eterno de Limasa, por ahí anda a trompicones, pero ya con unas elecciones municipales a la vista, el alcalde parece querer preferir aparcar el asunto… otra vez.

Con esto, acabo, ya el lunes cuando hayamos digerido la noticia del parto, y aguantado todas las interpretaciones del personal, ya veré lo que pienso.

Hasta el lunes.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España