Antes, una noticia de susto, esta; “El terral vuelve y subirá hoy las temperaturas en Málaga”. ¡Mecachís con el cambio climático de las narices!

Lo de las reuniones, hay donde va en serio, en Corea se van a volver a reunir los dos presidentes, a ver si sale algo bueno, por ejemplo que cambien las bombas por helados de chocolate. En Japón, en cambio no están para reuniones, con los terremotos ya tienen bastante. Ya llevan dos muertos, y treinta desaparecidos solo en el norte.

Aquí, para nosotros nunca hay reuniones buenas. Se cumple un año desde el golpe de estado del Puchmamón, y seguimos a peor. Su muñeco anda faroleando y amenazando, su Parlament secuestrado, y ante el regalo de don Pedro de mandarles los políticos presos para allá, primero les convierten la prisión en un hotel de lujo con visitas abiertas para todos, y ahora el aTorrante ya está avisando que los va a poner en la calle cuando le apetezca. Con estas cosas, han conseguido que todos sus indicativos económicos vayan cayendo a diario. En realidad sólo han mejorado en una cosa, en este tipo de turismo; “El ‘narcoturismo’ invade los barrios de Barcelona”. Se trata de todos los guiris que van allí por la facilidad para obtener la droga y la falta de respuesta policial. Han convertido aquello en paraíso de porretas.

Del resto del país, en los datos de agosto sale una cifra rara; “Más de 200.000 empleos destruidos en el peor agosto de la última década”. Vamos a ver. Lo natural es que se pierdan los empleos en Septiembre, cuando teóricamente el turismo baja, pero ¿en Agosto? Esto lo debería explicar alguna ministra del ramo.

Con esto, llego al titular, al tontímetro. Parafraseando al diccionario, se podría explicar así; “dícese de la forma de medir las tonterías por minuto que es capaz de decir una persona”. Yo, creía que desde que se nos fue aquella doña Aida, que por cierto aún sigue enchufada por las altas esferas del poder, la capacidad de decir tonterías de forma reiterada se había estancado, y solo de cuando en cuando, algún probo ciudadano, generalmente político, sindicalista o artista de cine, se descolgaba con alguna de estas chorradas léxicas. Pero, desde que aterrizó en el gobierno okupa la señora doña Carmen Calvo, el tontímetro se ha disparado. La última, o mejor decir, la de hoy, ha sido calificar a boca llena a nuestra Constitución de… muy masculina. Los intrincados senderos internos del pensamiento de esta señora son, como se decía antes, inescrutables, pero los afloramientos verbales de estos pensamientos hacen que el tontímetro se altere a cada momento. Ante esto, sólo preguntarnos; ¿Qué hemos hecho para merecer semejante ministra? Quien lo sepa que me lo diga.

Los Otros a lo suyo, a sus peleíllas internas. C’S sigue enfrentándose a la Jequesa, como un primer paso hacia las elecciones, y el que llaman “el nuevo PP”, se ha desprendido del señor Arriola, ese que con la inestimable ayuda del señor Arenas le hacía perder elecciones aun sin tener contrincantes. A este, al señor Arriola, lo define un articulista de forma muy elegante, así; “Se convirtió en proveedor de consejos a cambio de sustanciosos honorarios”. Lo malo es que parece que los consejos que daba no debían ser muy buenos, y se le podría preguntar al señor Rajoy por ellos. Veremos ahora, a quien nombran Nuevo Oráculo. Al menos, que al que nombren no lleve adjunta una esposa a la que colocar.

En Málaga, sin necesidad de decreto ley, solo por voluntad de munícipes, ya han empezado a desmontar el monumento al Marqués de Larios. Espero esto no lleve aparejado también cambiarle el nombre a la calle, y ponerle por ejemplo calle de…. (aquí pongan usías el nombre de su concejal o concejala preferido).

Lo demás, como siempre, la demostración de cómo va el país en cuestión de aquello que se llamaba urbanidad. Un fulano estaba practicando sexo, que es la forma fina de definir el hecho, en un portal, un vecino se lo recriminó, y este, sin más, intentó apuñalarlo. Todo dentro del exquisito contexto social en que nos movemos.

Para el final, una noticia que conlleva una idea; “Valencia fulmina los patinetes eléctricos: 17.440 € en multas”. Un paseo por, por ejemplo, calle Nueva puede aclarar la idea.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España