Sí, escribo en sábado porque ayer, como estuve de viaje no me dio tiempo a repasar lo que hay, y entre ayer y hoy, hay tela que cortar, como siempre.

Para empezar, por si alguno de mis lectores no es de Málaga y no sabe lo que es un “merdellón”, ha venido en nuestro auxilio el Maúro. Si lo veis hablando del disidente que se le ha escapado, ya sabréis lo que es un merdellón.

En la campaña electoral de por allá arriba, ya ha salido una ¿señora? rompiendo las reglas, mintiendo como lo que es, una bellaca, y diciendo que don Mariano los había amenazado con “sangre y tiros en las calles”. Esta, aparte de mentir, es una ilusa, no creo que haya nadie en el universo mundo que se imagine a don Mariano hablando así de tomar medidas o de decidir en calentito y tan repentinamente. A esta, simplemente que la zurzan.

Lo que sí es para echarle de comer aparte, son las declaraciones del tal Arturete, diciendo qué, “no va a tener más remedio que poner sus casa como fianza”. Esto demuestra que este berenjena pensaba que toda la fianza la pusieran otros, que él no iba a poner ni un duro. Tiene una cara que se la pisa.

Para animarnos, don Montoro, ha revolucionado al personal. Primero dice que ahora, va a contralar los pisos de esta gente, pero también se descuelga con un par de chorradas máximas.

Una, intenta controlar las pequeñas ventas entre particulares, para entendernos, el Wallapop y cosas así. O sea, que los coches de lujo del Pujolín siguen en el garaje de este defraudador, pero si tú vendes, casi siempre perdiéndole dinero, el paraguas porque no tiene uso, se lo tienes que contar al de Hacienda. íDe locos.

La otra ha sido una nota pintoresca. Copio el titular; “Hacienda bajará los impuestos a los contribuyentes de “cierta edad”. ¿Qué significa esto?, así dicho en etéreo. Pues simplemente que para los que lleguen a los 120 años, les va a bajar los impuestos de los que se gasten en gimnasios y los puticlubes. Que bueno es este señor.

Hablando de chorradas, un titular de doña Colau; “Madrid y Barcelona nos queremos”. Es una falacia, pues en la foto se ve a doña Colau y a doña Carmena, y no creo que ambas, por muy encantadas de conocerse entre ellas que estén,  sean las representantes reales de sus ciudades. Son solo el producto natural de alianzas políticas y enjuagues partidarios. Ellas no son Madrid y Barcelona, Y mucho menos, sus habitantes reales.

Para el final, en nuestra provincia está empezando a cundir la desesperación; “Agricultores insisten en pedir una tubería para llevar agua desde la Costa occidental a La Viñuela”. Pero no, a este problema no se le presta atención, lo importante es hacer el Rascapuerto.

Pongo un par de fotos de mi plaza para demuestra que es multifunción. La primera como me la dejé hace un par de días, preparando el árbol de navidad. La otra, de ahora mismo, con las mascotas en vivo.

Hasta el lunes.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España