Hoy dos noticias a cual más mala están en primer plano. En una, la de la masacre de Nueva Zelanda, ya hay «al menos 49 muertos y 20 heridos” en los ataques a las mezquitas: Naturalmente ya los líderes de la Cosa están hablando de islamofóbia, pero nadie se para a pensar si esta islamófobia, que es real y existe, no la han buscado los islamistas desde hace un par de décadas. Antes nadie se acordaba de ellos hasta que empezaron a matar gente. Ahora, ya está liada, porque bestias los hay en todas partes.

Desgraciadamente la otra mala noticia es nacional, la de los crímenes Godella (Valencia), con dos niños muertos, al parecer, a manos de sus propios, padres. Ahora se sabe que estos padres ya tenían abierto un expediente de los Servicios sociales por problemas mentales, pero aquí la burocracia ha funcionado y se ha llegado a esto.

En el exterior también, para redondear el asunto, han publicado imágenes de lo que hace el régimen del Mauro con los que se “le sublevan”; tiro en la nuca y a otra cosa mariposa.

Nos venimos aquí, y es el momento de aclarar, o mejor, completar, el titular. Completo debe decir que don Trapero entró al trapo. Al principio anduvo con paños calientes, pero al final embistió y puso a algunos de los iluminados a los pies de los caballos, especialmente al inefable señor Forn, ese qué, ahora, pasaba por allí. Ha dicho incluso, que estaba preparada para detener a la cúpula independentista, pero que nadie se lo pidió. Este me parece que en los Mozos va a durar poco. Veremos si esto sirve para algo.

Lo del señor Forn, sumado a lo del señor Zoido, demuestra que en España para ser ministro del Interior o cosa parecida vale casi cualquiera. Sólo es necesario afección al líder de turno y ya te hacen ministro sin que te exijan ningún tipo de acción interesante o tomar alguna decisión importante. Sólo estar dispuestos para la foto, con eso vale.,

En asuntos carcelarios, en la cárcel de Brians ya están loquitos por poner en la calle “al único” pujolín condenado a algo, a don Oriol, para el que ya están tramitando el tercer grado y que sólo vaya a la cárcel a dormir… si a él le viene bien.

En Málaga, sigue saliendo el asunto del NRO, el nuevo recorrido oficial para la Semana Santa. Hoy cuentan qué; “El recorrido de las procesiones y sus vías de evacuación obligan a reducir las terrazas en 17 calles”. ¿Y qué?, eso a los que mandan les importa poco, y al ayuntamiento menos, ellos van a seguir cobrando el canon de ocupación (para el que lo pague, claro).

De lo que hablaba ayer, del artista italiano, ayer pintó el grafiti que le pareció en calle Vendeja, y ese nadie lo va a tocar, tiene bula municipal. Pero, ¡ay! al hombre se le ocurrió pintar otro, al ver que esta ciudad es territorio conquistado, en calle Especerías, pero… pintó al líder de Vox. Este duró un suspiro, porque los ultra liberales que aplaudieron el otro, destrozaron este en cuestión de horas. Es una cuestión de libertad dirigida.

Y don Francisco de la Torre, al quite, le echa un capote a los de Limasa; “Justifica el sobrecoste de Limasa en que ahora hacen «más y mejores servicios»”. ¿Sí? Posh vale.

 Antes de irme pongo una foto de mi plaza de hace un par de horas, con la primera manifa en la parte inferior izquierda, esta muy pequeña. Ahora, a eso de las doce y media, ya hay otra más gorda, y para esta tarde se esperan algunas más. Pero lo interesante de la foto, es la habilidad del que haya diseñado un suelo para artistas de variedades… en color amarillo. Yo no soy particularmente creyente en la mala suerte de este color, pero para los discípulos artísticos de don Moliere, dicen les da yúyu. Para más inri, en estos tiempos el amarillo, en forma de lazos o simplemente de coloreados, es algo estomagante, así que entre toda la paleta de colores, podrían haber escogido otro.

Hasta el lunes.          Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España