Esta semana jueves y viernes estuve fuera, más concretamente en Córdoba, a la que “necesito” ir de cuando en cuando para recuperar el sentido de ciudad que aquí está perdido. Por tanto, falté a esta mi cita y hoy para compensarme a mí mismo, escribo unas líneas, pocas, pero así me consuelo.

Al retomar la actualidad me entero que don Donald va camino de convertirse en el padrino de la primera comunión  de algún hijo del Gordo coreano, y que el atribulado científico que se fue a Suiza a morirse, lo ha conseguido. Como de harto debía estar este hombre, y eso que no tenía catalanes en su pueblo.

Aquí, siguen las notas civilizadas de los indepes. El sátrapa ha nombrado un nuevo títere, uno que asemeja ser aún más bestia que él mismo y que está haciendo méritos a toda velocidad para terminar también en el trullo, trullo que por cierto está complicando a los que ya hay, con su actuación. El pueblo sin embargo está despertando y le están pidiendo a la tal doña Colau que ponga pantallas grandes de tele… para ver a la selección. Las cosas que se oyen y el mal rato que estará pasando esta.

Por su parte, los civilizados vascos parece están algo envidiosos de estos, y como ya no matan, para ir calentándose han incendiado treinta ambulancias, más otras cinco afectadas, en Arrigorriaga (Vizcaya). Se están preparando para pedir también la independencia.

Por aquí, han juzgado a un fulanito que intentó, en Estepona, de acuerdo con ella, provocarle el parto a su novia, ambos menores de edad, a base de patadas en la barriga. Aunque no lo consiguieron, después el bebé murió al nacer y a la mamá la condenaron sólo a cinco años de internamiento y otros tres de libertad vigilada por asesinato, (eso es lo que vale aquí la vida de un niño). Ahora el pateador dice la noticia, “se ha conformado con la pena de 11 meses y 18 días de prisión que solicitaba el Ministerio Público”, condena que, no va a cumplir, porque la fiscal “ha accedido también a que no ingrese en la cárcel, de manera que la condena queda suspendida durante dos años”, en los que se espera no siga dando patadas a barrigas de embarazadas, y a que no entre en la cárcel, le vaya a sentar mal. Todos muy conformes, y el bebé sigue muerto. Esto, por supuesto, ha llamado menos la atención que máster de doña Cifu, a la que todavía quieren meter dos años de cárcel por no sé qué.

Dejemos estas cosas. Pongo una foto de mi plaza, ahora. Estoy esperando la manifa de las 12, después habrá el ambiente post manifa, y el chiringuito luxury que están montando es ‘para darme’ la Noche en Blanco, me ponga como me ponga. El lema de la manifa es “Málaga no se vende”. Creo llegan (llegamos) tarde, esta ciudad la han comprado unos pocos y están haciendo con ella lo que les da la gana. Para empezar intentan echarnos a los resistentes para después emplear el centro como un parque de atracciones donde todo valga. Por si faltara poco, esta noche es eso de Eurovisión donde los dos horteras van a arrastrar el nombre de este país, el que a ellos les da asco, por lo que tendré que buscarme algún documental sobre la cría del ornitorrinco en cautividad o algo así. Me queda un día… y una noche… de aúpa.

Hasta el lunes.              Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España