Don Donald ha dicho que quiere ganar guerras, para eso recorta gasto social y política exterior, lo que ha cabreado (otros más) a 120 generales retirados. Está visto, este hombre quiere cabrear a todo el mundo. Lo curioso del asunto es que está haciendo exactamente lo que prometió iba a hacer… y lo votaron. Así qué para una vez que un político cumple sus promesas, a ver cómo nos las arreglamos con él.

Esto otro, viene de lo que hablaba ayer; “SpaceX anuncia que enviará a dos turistas alrededor de la Luna en 2018”. Estamos entretenidos pensando en ir a la Luna de turismo y se nos muere la gente por falta de ayudas, o sencillamente de hambre y guerras. Somos unos impresentables.

Aquí, don Aznar se apunta al trumpísmo, es decir, a cabrear a la gente, y pide una edad de jubilación a los 70 años. Yo, particularmente tengo otra solución; si los políticos, simplemente por haber estado en sus carguillos solo unos meses cobran pensiones de escándalo, mejor quitábamos esas pensiones y repartíamos la pasta entre las de los currantes. Así, con sólo los parlamentarios, los junteros, los ministros, ministrillos, banqueros luxury y etc… lo mismo nos salían las cuentas.

En vez de eso, para entretener al personal, ahora la Fiscalía se vuelve a acordar de los Ruiz Mateos. Así nos olvidamos de otras familias.

También quieren que olvidemos las cuentas de la Junta de Andalucía, la taifa de doña Susana, que tiene un agujero de “sólo” 3.385,81 millones. Esto es de la cuenta de fondos públicos, de los que se sabe que se han gastado, pero…. no se sabe en qué, ni por quién. Es además una tradición de décadas. Se arrastra y va engordando desde que esta familia política se hizo cargo del asunto, allá por 1987. Como desde entonces  nadie ha podido meter la nariz en él, va a seguir engordando.

Ahí entran, y se gastan incontroladamente, lo que estafan (no hay otro modo de decirlo) con el impuesto de Sucesiones, donde a base de cobrarnos, por ejemplo, “mil veces más que los canarios al heredar 800.000 euros”, están quedándose con el patrimonio del personal. Pero de esto no les interesa hablar, es más importante hablar de pedristas, susanistas y demás istas del partido, así seguiremos en la inopia.

Tampoco a nadie parece interesarle que las grandes empresas de telefonía suban sus tarifas, así, por la cara.

Otra cosa que sube es el nivel de diferencia entre españoles. En el Carnaval de Las Palmas, han elegido a reina a una “provocadora virgen Drag”. Como me van hablar de la libertad de cultos, recordaré que la Constitución habla de “igualdad y respeto para todas las confesiones”, es decir que para los católicos también debe haber respeto a sus creencias. Pero claro, es más fácil esto, que echarle lo que habría que echarle y reírse de los islamistas…

De por aquí, sólo que seguimos esa costumbre nacional de dar medallas cuando la gente ya se ha muerto; “Marbella entrega hoy la Medalla de la Ciudad a Pablo Ráez”. ¿No habría sido mejor ayudarle antes?

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España