Al yanqui rubio del tupé se le está subiendo el cargo a la cabeza. Ya quiere decidir quienes tienen que ser los embajadores… de otros países. Ha empezado proponiendo a los ingleses que le manden a don Farage, y estos, que a cabezones no les gana nadie, le han dicho que nasty de plasty.

Por aquí, en nuestro Norte, ya mandan los etarras. Sus colaboradores, los del PNV han exigido que sean ellos los que gestionen las prisiones, así podrán meter en la cárcel a los guardianes y ponerle un sueldo de funcionario de prisiones a los asesinos, y en  Alsásua ya no quieren a ningún tipo de periodistas, han echado, tras amenazarlo, a un reportero de Ana Rosa, que no se puede decir que sea un programa muy combativo.

Ahora lo del título. Por si estuviéramos cortos con el producto nacional, nos salen estrellas emergentes de cualquier lado. Un rumano, de nombre Lagarder Danciu, que se presenta en las redes como “activista sin techo en defensa de los Derechos Humanos, Educador y Aprendiz en la Universidad La Calle. Gay, gitano, ateo, vagabundo y okupa que viaja sin destino”, (un bello currículo) ha saltado a la fama porque le han dado una paliza. Primero reventó un acto franquista, puso al PP de pancartas hasta los ojos, después otro de Podemos, y alguno más que todavía se nos escapa, entre ellos un enfrentamiento con un podemita con coche oficial, pero como los guantazos que estaba buscando se los han dado los del 20N ahora ya es una estrella. Ojo a este tío que ya mismo es alcalde de algún sitio.

Esperando que se lo pueda hacer, por ejemplo, de Madrid, doña Carmena defiende su puesto envainándosela frente a don Montoro, que por lo visto, es un toro difícil de torear, y para distraer al personal, los del PSOE, esta vez de la mano de C’s andan pidiendo la cabeza de doña Cifuentes por irse de la lengua.

Aprovechando todo este bulle bulle de actuaciones estelares, doña Susana empieza a preparar su artillería para batallas venideras. Ya dice que “ve compatible ser presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE”. Lleva razón, aquí, que se sepa, nadie ha muerto por indigestión de cargos. Hay artistas de esto, que acumulan, y cobran, varios cargos, a cual más variopinto sin que nadie les diga ni pio, así que por qué ella, la salvadora, no va a poder tener un par de carguillos. Lo que sí va a ser bueno es verla presentarse a algo electivo, ella que siempre prefiere la aclamación.

Antes de irme, una reflexión sobre una cosa que ahora está en todas las teles; la posible bancarrota de la hucha de las pensiones. Todos coinciden en que faltan miles de millones pero no dan solución. Para empezar, yo tengo una; que dejen de darles pensiones a todos los cargos políticos que se las ganan con un par de años de ¿trabajo? en algún parlamento o senado, y que se reduzcan sueldos y prebendas a los mismos. Lo mismo así empezaría a sobrar dinero.

PreparadoPongo otra foto del arbolito, ya preparado y probado y me voy.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España