Primero mi admiración hacia Alemania. Uno de los directivos de Volkswagen que estuvo en el ajo de eso que se llamó el ‘dieselgate’, va a ir a la cárcel, siete añitos. Eso aquí, tan rápido, no se ve ni en pintura.

También de fuera es que el tal Julián Assange, o está extremadamente aburrido en “su” embajada, o es que ha perdido el coco del todo. Dicen que cada 13 minutos larga un tuit a favor del ‘procés’. Alguien debería ir a explicarle a esta criatura el asunto, o a medicarlo, porque está más perdido que una cabra en un garaje.

A los que les va bien, es a los belgas. Su plan de aunar Niño Miccionador y Caganet, le está dando frutos. Hoy se van a ir para allá unos miles de conversos para aplaudir al del flequillo, y de paso, se dejaran unas perrillas en la ciudad. Como siempre, la Gran Pregunta; ¿Y esto, quien lo paga?

Aquí, seguimos con los líos de los caudales. La pena es que el lío lo ponen los políticos, y el dinero lo ponemos nosotros.

En esto de cómo se reparten las ganancias (ahora entre unos pocos) y como los gastos (siempre entre unos muchos) ya hay guerra abierta. Desde que el lumbreras de don Iceta hiciera coincidir su amenaza de darles a los catalanes toda la pasta, con el regalo del gobierno a los vascos en plan Concierto, el asunto se está desmadrando. Ya todas las comunidades están en pie de guerra, quizás porque a muchos ciudadanos se les están inflando las narices y lo están notando.

Ayer mismo, el Gobierno, ese que dicen es de todos, pero que es más de algunos que de otros, “contempló con mucho escepticismo”, que es la manera fina de decir que se lo pasaba por los bajos de pantalones y faldas, la mera posibilidad de que País Vasco y Navarra, “contribuyan a la solidaridad interterritorial al igual que lo hacen el resto de regiones”. Más claro, agua.

Ante esto, dicen las noticias que la mayoría de las CCAA, en vista de que por ahí no arde el puro, le piden a don Montoro, “acabar con la baja tributación de Madrid”. A ver si lo entiendo; lo que les xode a estos personajes y personajas, es que en Madrid se paguen menos impuestos, que lo que quieren es igualar al alza los impuestos, en vez de reducirlos e ir a la solidaridad. La verdad, muy social no veo esto.

Nuestra Jequesa, la Sultana de la Bética, que va por libre, de lo que se preocupa es de eso de cambiar (dicen reformar, pero lo que quieren es cargársela entera) la Constitución, y por si acaso, opina que no cree que esto se vaya a hacer. Veremos, porque esta dama está generalmente bien informada de lo que pasa en los bajos fondos y algo debe saber.

De esta tierra malacitana poco que hablar, todos, concejales y opositores, de festejos.

De lo que hablaba ayer de pitanzas, hoy viene un aviso sobre un pez que provoca “diarrea naranja”. He leído la noticia, y por lo visto es un problema que solo va a afectar a progres y neo gourmets, porque para lo que más se usa es para el sushi y cosas así. Como yo para eso del yantar soy un clásico, estoy salvado. Suerte a los de exquisito paladar y amantes de aventureras emociones gastronómicas. Por si acaso, vigilen sus deposiciones.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España