Comiénzanos hoy (¿tan pronto?) otro mes de este año 18. Y seguimos casi igual.  

Desde la esquina irredenta nos llegan noticias de que el Impresentable anda de babas caídas. También dicen lo quiere rescatar la ANC, posiblemente por agradecimiento a toda la pasta que les inyectó, y por que también quieren, que uno de los Yordis sea su sustituto en el Aspirantazgo. No sé si creérmelo, así que allí los dejo con sus chapuzas. Allá ellos,

En otra noticia dicen que los 200 más ricos son aún más ricos, unos 10.000 millones más. Dan asimismo la lista, yo como estoy seguro de no estar en ella ni tener ningún amigo en sus cercanías, prefiero no mirarla.

Vamos a lo importante, al asunto ese tan esquivado por los gobiernos; la Educación. La de verdad, no eso que hacen algunas veces, que es simplemente adoctrinamiento y adocenamiento.

De este tema hay varios conceptos llamativos, que encima se muestran adecuados ante la noticia de un centro de Málaga donde han arrestado a dos menores, una adolescente de 15 años y un amigo de 16, que se dedicaban a vender hachís a sus compañeros, y también, que hace unos días se detuvo a un alumno de FP por lo mismo.

Ante esto, es llamativo un estudio hecho por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde basándose en los informes PISA, esos que nos ponen anualmente por los suelos, han sacado esta fenomenal conclusión; “La disciplina mejora los resultados más que el número de alumnos por aula.” Esto, que simplemente se lo podían haber preguntado a cualquiera de los maestros y profesores que luchan día a día en las trincheras de la enseñanza, parece es, como el descubrimiento de la rueda o del fuego. Ya acepta el estudio, que ni eso de darles ordenadores, ni las actividades extraescolares, ni siquiera ¡horror! el tamaño de la clase o el número de alumnos, es lo fundamental. Lo más básico para mejorar es, que en las aulas haya una silente disciplina y así, que los que estén en ella se dediquen a eso tan mal visto… a estudiar.

Para adornar la faena, llama a los alumnos que se sobreponen al clima actual de follón continuo, “resilientes”. Aclaro que la resiliencia es, según la RAE; “la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”. No sé si estos próceres que han fabricado el estudio, se dan cuenta qué, con esto, están admitiendo que en muchas clases de estos tiempos, especialmente en la pública donde los maestros y profesores están en manos de inspectores que se deben más al partido que los nombró que a su labor docente, los alumnos están en esas situaciones límites. Es de sobra conocido qué, cuando llegan quejas del profesorado, (que hayan sido capaces de traspasar la primera barrera de sus directores y directoras de centro), a esos inspectores, generalmente la contestación es, resumiéndola en román paladino; “aguantar y no dar la lata”. Así, que en vez de inventar e intentar soluciones, una de ellas, la primera, sería dar un cierto respaldo a los maestros y profesores. Pero es más fácil regalarles el oído y darles coba a los papás, para que no se “exalten”. Porque, ¡oído cocina!, hay también otro estudio en que se admite sin cortapisas, esto; “los padres protagonizan ya más casos de acoso a profesores que los propios alumnos”. Es decir, que cualquier papá, puede simplemente con decir que le va a dar de hostias al profe de turno, conseguir lo que quiera, sin necesidad de que su nene o nena raje a ese profe. Así que, bienvenido sea el estudio de la OCDE, pero mientras a los profes solo se les pida no oponer resistencia numantina, y se los deje solos para que entreguen el fuerte, de poco va a servir esto. Eso sí, se seguirán repartiendo premios a la exquisitez docente por ahí… pero sólo a los que son, más la excepción que la regla.

De Málaga poca cosa. Ahora como el Ayto, está a lo suyo, a hacer glorietas y peatonalizar, y la oposición dedicada a quitar medallas de hace cuarenta años a gente que la mayor parte de los protestones ni han conocido, el día a día transcurre beatíficamente. Para animar un poco, la Junta, rectifica y acepta que los tronos de la SS pasen por la Alameda. Posh vale,

Y don Bendodo, qué, por lo que pueda pasar, quiere estar permanentemente en el “’candelabro’, dice que el tren de la Costa está pensado ‘para los residentes, no para los turistas’. No explica ese pensamiento metafísico ni como se hace, pero él lo sabe… como todo.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España