Bueno, para este lunes la cosa está clara. Sólo hay dos noticias; ha muerto don Fidel y en Málaga ha estado lloviendo todo el finde. Parecen pocas noticias, pero compensan número con importancia.

Lo de la lluvia lo vamos a dejar para el deleite personal de cada cual, algunos de los cuales, por ejemplo yo, hemos estado al borde del éxtasis mayestático al ver caer ese deseado oro desde las nubes. Así, que cada cual se refocile en sus pensamientos sobre el líquido elemento y vamos a lo segundo, al asunto cubano.

En esto, lo primero es notar que don Donald tiene una suerte escandalosa, Tras décadas, don Fidel ha ido a palmar en el momento que más le conviene al del tupé. Aún no es presidente jurado, por lo cual se ahorra el trance de decidir qué hacer, ya que el muerto, aunque a él no le guste ha sido más importante que él… aunque le pese. Además, ya solo tendrá que luchar con su fantasma, así que todo le viene bien.

Entrando en la muerte del barbudo cubano, entraremos en materia. Para empezar, y contra lo que algunos esperan, no lo tengo tan demonizado como gran parte del personal biempensante, entre otras cosas porque aún tengo buena memoria. Cuando Castro y su grey conquistaron el poder, lo hicieron derrocando a un impresentable que había convertido Cuba en un inmenso prostíbulo, (fue en Méjico donde yo oí por primera vez la queja de estar lejos de Dios y demasiado cerca de los EEUU). Después, don Fidel, intentó aplicar unas reformas que no eran necesarias, sino vitales para el pueblo cubano, no olvidemos que llegó a ir a la ONU a pedir ayuda, pero ante su resistencia a los intentos por parte yanqui de comprarlo como a un títere más, según costumbre, se tuvo que buscar las habichuelas, en forma de ayudas y cooperación, y no las encontró más que en la entonces URSS, que arrimó el ascua caribeña a su sardina bolchevique. Consecuentemente, gran parte de ese comunismo tan ultra, es una resultante lógica de sus deseos de supervivencia, por cierto, atacada en lo personal más de 600 veces sin éxito. Por supuesto que también ha hecho muchas cosas malas, pero en esto, habría que estudiar que dirigente  tiene el libro de reclamaciones en blanco, sólo unos pocos podrían presentarse con la cara lavada. Así, que por mi parte, descanse en paz y a seguir adelante, aunque aclaro, que tampoco voy a entrar en la segura exaltación podemita del muerto.

De por aquí, he visto la noticia de una médico especialista en Anestesiología y Reanimación, doña Carmen Truyols, que tras estar tres años con contratos eventuales en la Comunidad de Madrid, ahora, para poder optar a la plaza, tuvo que ir a un examen, directamente desde el quirófano donde ella, como paciente, había dado a luz minutos antes.

Pasó el sábado último, y por lo visto, aun estando avisados los  dirigentes de que esto podía pasar, no hicieron nada, con lo que la médico, para no perder la convocatoria, no tuvo más remedio que ir del paritorio al aula, todavía con la epidural y los sueros, y gracias a que sus colegas se dieron prisa en el parto.

Maravillosa historia de lo bien que funcionamos.

De Málaga, repito; ha llovido, no hay más que decir, mañana, si me acuerdo, hablaré de la grieta en el Sagrario.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España