Vamos a ver, por ahí fuera andan liados porque los ingleses (algunos, otros no), se quieren ir de Europa. Yo, de todo lo que se está hablando de esto, lo que siento es admiración. Admiración porque el señor Cameron (me había equivocado), admite sin problemas, que varios de sus ministros hagan campaña en contra de lo que él quiere. Viviendo aquí, en un país de borregos políticos que votan lo que les manden, sin rechistar, esa independencia personal me da una envidia perruna.

Por aquí, los del Mobile World, andan cabreados porque la huelga y las averías del Metro les están complicando la vida. Teóricamente, sería una buena oportunidad de intentar captar ese evento para Málaga, pero teniendo aquí a Huelgasa, perdón, Limasa, para qué meterse en ese compromiso para después quedar como la Chata.

Como los líos judiciales “grandes” siguen a su aire, con por ejemplo el presunto señor Torres echando la culpa a la Casa Real del dinero que él se metía en los bolsillos, o en otros más pequeños demostrando cómo funciona la justicia. Por ejemplo dando ahora sentencias al señor Bolin (sí, aquél de Benalmádena), absolviéndole ahora, cuando ni nos acordábamos de él, de cosas que casi nadie recuerda.

Sí es llamativo, que el PSOE esté vendiendo propiedades… ¡porque no recibe bastantes subvenciones! Esto parece indicar claramente que antes recibía tantas que no había problema.

Pero en lo que sí está el país que se sale, es en horteradas y exabruptos. Por un lado doña Carmena pone una exposición de coños (lo siento, pero la exposición es de esto) en un lugar con acceso para niños, y en otra, un alcalde Diego Manuel Agüera del PSOE, de la Algaba por más señas, que ha exhibido su cervantino verbo explicando a una concejala por qué le dio a dedo un contrato al papá de dicha concejala; “«Se le dio [un contrato] porque me salió a mí de la polla»;«Hay más de cuarenta empresas y se la di a tu padre». Y para argumentar tan delicado motivo le espetó esta frase; “Aquí se está a los pies del PSOE”. Más claro, agua. Por cierto, por estas cosas no se mete a nadie en la cárcel.

Mientras esto pasa, los líderes a lo suyo, a reunirse los unos con los otros y los otros contra los unos. De todas esas reuniones, lo mejor, la beatífica cara del señor Garzón al hacerse la foto, sintiéndose importante, y flotando en una nube de satisfacción. Enternecedor.

En la Cortijá, algo se mueve. La representante con pinta de delegada de curso, doña Teresa Rodríguez, osa (es valiente la moza) exigirle algo a la Sultana Díaz. Le pide “que no utilice el 28F para «su promoción personal»”. Angelito.

En Málaga, nada, todos quietos a ver qué pasa.

Me voy, es 23F y además no pasa nada.

Hasta mañana.             Pepeprado

Written by Pepeprado