Parece increíble, pero la maldad humana es capaz de sorprendernos cada día con alguna barbaridad nueva. La de hoy ha sucedido, no en una aldea perdida del cuarto mundo, de ese del que solo se habla para decir sus maldades, sino en la afortunada California, paraíso de jubilados y tierra de alegrías. Allí, una pareja, no demasiado viejos, (57 el padre y 49 la madre) tenía a sus 13 hijos prisioneros, desnutridos y maltratados en su propia casa. Ahora, que los expertos psicólogos, psiquiatras y demás, intenten explicarnos esto, pero me parece que yo nunca lo voy a entender.

Aquí, al menos, han detenido al que atropelló y mató a una joven y después huyó. Lo han trincado en un avión cuando estaba listo para darse el bote. Ahora, que lo pague.

Esta mañana estuvo en la radio doña Colau, es una experta en nadar y guardar la ripa, se las da de culta y exquisita, pero por mucho que lo intente se le nota el tufillo a aprovechada y oportunista. Según ella, “su” Barcelona es el Paraíso en la tierra y ella una especie de mezcla inteligente entre Dolores Ibarruri y la Madre Teresa. Y nos lo tenemos que creer.

Hablemos ahora del Gran Problema. Sigue siéndolo, aunque ya los juristas del Parlament han dicho alto y claro, que esas cosas de las presidencias televisivas, telemáticas, o psicosomáticas son solo esperpénticas, que aquí el que quiera cobrar que venga a dar el callo. A pesar de ello, el Caganet de Flandes ha dado a luz otra payasada, un juramento a la Constitución, descafeinado, descerebrado y de autoría propia. Yo no sé si al pollo este hay que meterlo en la cárcel o en un psiquiátrico, lo que sí sería pertinente es que donara lo que tiene por cerebro a la ciencia para que lo estudiaran, porque muy normal no se le nota. Lo malo es que algunos y algunas sí lo ven normal.

Para que este hombre llegara a lo que ha llegado, y pasaran las cosas que pasaron y están pasando, estos linces del Gobierno actual, subvencionaron a unas llamadas Fundaciones, para; “hacer estudios sobre la revolución en Cataluña”. Por lo visto no se enteraron que estas fundaciones eran independentistas, afines a  Convergencia (CatDem) o ERC y la pasta se la gastaron, aparte de vivir ellos como marajás, en fomentar el independentismo. Después se sorprenden de que pierden votos. A estos también habría que mandarlos a psicólogo.

Por nuestros lares más cercanos, en el territorio que no en la sintonía, en ese tocomocho de los EREs, se ha producido otra ¿sorpresa? El PP había pedido que declarara doña Susana, e inmediatamente han salido, cual caballeros andantes en defensa de su dama a defenderla, los abogados de los encausados, y… la Fiscalía. Es curioso que por estas latitudes, la Fiscalía en vez de perseguir los delitos, y buscar la mayor claridad en este caso, se dedique a “proteger” a la Jefa. Tras esto, yo esperaba un alud de protestas de esos que piden la independencia para el poder judicial, pero, ni flores. Para esto, todos callados. Si un fiscal le hubiera echado un capote a alguien de otro partido, (PP, C’s, etc…) todos se habrían derramada en sus ataques, pero ¿aquí?, ¿en el sultanato?, ¿a la Sultana? Ni pensarlo, aquí para estos, todo son eximentes y se les prepara una alfombra roja para su vuelta a los cobros. Lo tenemos merecido.

Cuando todo esto pasa, una de las cosas realmente importantes, el Pacto por la Educación sigue empantanado. Los partidos andan enzarzados en currículos, cambios en la profesión docente, lucha contra el fracaso escolar y batallando contra eso de la ahora odiada religión (la católica, las otras no), pero sin llegar a ningún acuerdo. Los estudiantes cada vez más a su bola y sus problemas cada vez más agobiantes. Pero claro, este tema da poco lustre y ayuda poco para salir en la foto.

En Málaga, siguen dándolo vueltas a la vuelta a presentarse  o no el señor alcalde. Es un tema agradecido porque todos pueden dar su opinión ya que les van a hacer a todos el mismo caso; ninguno. Pero en fin así los periodistas llenan páginas y las radios horas de programación.

El Hospital Regional Carlos Haya, va a hacer algo para reducir las listas de espera; “limita las visitas de los familiares de pacientes de Urgencias”. Así no se arregla nada, pero se nota menos.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España