El Maúro ya, simplemente embiste. Ha castigado a su Fiscal General, porque no es obediente. Será curioso ver la reacción de los de aquí que dicen que los fiscales nuestros “son” del Gobierno. Seguro que esto de Venezuela lo ven normal.

Otro bombazo del exterior es que los australianos han demandado al jefe de Finanzas del Vaticano. Lo acusan de “abusos sexuales a niños”. Veremos cómo acaba esto.

Aquí, ayer se celebró el aniversario de las primeras elecciones, de eso que ahora sienta tan mal a algunos, la Transición. Según dicen invitaron a todos los que son amigos de algunos, pero se olvidaron de don Juan Carlos. Que este, al final fue presa de sus ardores de bragueta es cierto, pero que si hubo una transición tranquila, fue gracias a él y sus amigos, Suarez y compañía, es una verdad como un templo, pero aquí eso que algunos llaman Memoria Histórica, funciona en una sola dirección. Pero a mí, que eso me pilló con mis hijos pequeños, y que andaba preocupado con lo que pudiera pasar, no se me ha olvidado y les sigo estando agradecido.

En terrenos judiciales, la Junta sale (otra vez) en los papeles. El jueves declaran como como imputadas dos de las importantes de la Agencia de Medio Ambiente de la Junta. Se dice que ya la Fiscalía de Sevilla “alertó” de que la Junta hacia extrañas maniobras (¿orquestales?) para saltarse la ley”. Claro que para que la cosa sea defendible… para ellos y ellas, en el tomate hay también un par de peperos, con lo que ya se sabe quiénes son los que van a salir en los periódicos todos los días.

Para salirnos de lo habitual, una noticia. Ha nacido otro concepto  para enmarcar; la izquierda magufa. Me lo he leído, lo definen como “concepto actual de posverdad para retratar las creencias de esa progresía esotérica, mística, new age, kumbayá”. Es decir, ahí entran los que están en contra de las vacunas, gustan de “sólo” la homeopatía, huyen de los transgénicos, y en resumen, se consideran los Redentores de la Modernidad, los ungidos de la Verdad Absoluta, y los veedores del Futuro Perfecto. Atentos, todos conocemos a algunos. Asusta estar en presencia de los Elegidos, siendo nosotros pobres mortales llenos de defectos.

Vueltos, a la tierra, ayer doña Carolina Bescansa, tuvo un accidente contra un autobús en la A-6. Afortunadamente salió ilesa, ahora recemos por el conductor del autobús. Físicamente no le ha pasado nada, pero…

De estas tierras, un par de cosas. Un ciclista de postín, de los que corre en grandes pruebas, aprovecha el rebufo de, los últimos accidentes, para asustar aún más. Dice, nada menos; “Cuando salgo de casa me despido de mi mujer y mi hijo”. Bien, eso lo hemos hecho todos, incluso yendo a comprar el pan a pie, pero no está bien dramatizar sólo para un lado.

Estoy de acuerdo con que hay que respetar a los ciclistas, pero en los medios nadie sale a respetarnos a los demás “de los peligros de los ciclistas”. Por la ciudad, por esas calles que han peatonalizado a go gó, circulan algunos a toda leche, y nunca, jamás, he visto que ningún policía les llame la atención. Respetar semáforos, pasos de peatones, etc… para ellos es cosa a la que no se sienten obligados, y más cosas…  Así que a ver si dejamos de ver solo un lado del problema.

Por lo demás, nuestros personajes electos, cada día dan para más. Ahora un alcalde, el de Alcaucín, que es tan productivo que también lleva Urbanismo, anda en los papeles a causa de… un gallinero sin licencia. ¿Para esto se presentan a las elecciones? ¿Para hacerse un gallinero? Dios mío, que tropa.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España