Mis disculpas, ayer falté, pero tranquilos porque ya purgué mi culpa; estuve en Ikea, con eso está todo dicho.

Hoy me dedicaré a temas inusuales.- Del extranjero, me entero qué; “Así ‘hackea’ la CIA móviles y tabletas, según Wikileaks”. No me parece bien, pero lo que me gustaría saber es cuál es el interés que puede tener la CIA en oír las conversaciones con mis nietas o con mi mecánico de cabecera. Debe ser importante para ellos saber estas cosas, en cuanto a mi tarjeta de crédito, de ahí pueden sacar los precios de supermercados y restaurantes que son mis grandes gastos. Allá ellos, pero podían preguntármelo directamente, no tengo problemas en contárselo.

De aquí, nada sorprendente, que los de CDC se papeaban la pasta impunemente, que han trincado a los reyes del sinpa, rumanos por supuesto, mientras los ¿grandes? partidos se entretienen en cosas importantísimas, como quitar la Misa de la 2, o quitar de la circulación los coches viejos en Barcelona, [Ojo, que nuestro Ayto. puede estar tomando nota, con lo que el coche de mi Maru (unos 20 años), y no digamos el mío (25 añitos, aunque hecho una flor) caerían a la primera], los jerarcas de todas las autonomías se van a la ITB a mesa y mantel, o los llantos de cocodrilo de los podemitas, por ejemplo don Echenique, ¡nique, nique!, que se hacen las víctimas por sus acosos a periodistas no adeptos. Lo dicho, todo normalidad.

Lo único ‘anormal’, es qué, ¡otra vez! es el juez señor Calatayud, por otro nombre La Voz que Clama en el Desierto, el que pone la nota sensata en el panorama nacional; El juez Calatayud pide que vuelva el servicio militar para los ‘ni-nis’”. Claro que para los adeptos al botellón iba a ser muy difícil pasar de la litrona al cetme, aunque desde luego no tienen ni idea de lo cortos que se les iban a pasar los días. Así, a lo  mejor, se desenganchaban del móvil y de otras cosas más problemáticas. Naturalmente, con esto se le van a tirar al señor juez a la yugular, aunque dudo que ninguno de estos ‘valientes’ de las redes, tenga al ardor guerrero suficiente para enfrentarlo. Lo más seguro, se pondrán de perfil, no sea que los movilicen y los pongan a hacer guardias. Así, lo mismo descendía las cifras del paro y a algunos se les abrían las mentes.

Con lo que siguen dando la vara, es con eso que llaman la brecha salarial, es decir, demostrar que las mujeres ganan menos que los hombres… siempre. Debo ser un tío raro, porque ni cuando era empleado (compañías aéreas) ni cuando era empresario, he visto ningún convenio que dijera que a las féminas había que pagarles menos. Hasta para esto debo ser un extraterrestre o he vivido en otro país.

Antes de irme, dos notas sobre el paraíso de doña Susana. Primero, contestando a esta pregunta; “¿Cuáles son las 10 facultades españolas que están entre las 50 mejores del mundo?”. Contesto; ninguna del susanato.

La otra nota llamativa, es sobre la Sanidad; “en Almería, pacientes en los pasillos y sin duchas en las habitaciones en el hospital de Torrecárdenas”. Ese es el mundo feliz que disfrutamos. Tenemos lo mejor de lo mejor.

Con esto, despachados.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España