Se decía antes de que algo era un lavadero porque allí donde se reunían las mujeres para lavar la ropa en el rio o en aquellos grandes lebrillos, se hablaba de todo y se comentaba todo. Por eso, ha quedado como algo que le quita importancia a las cosas tratadas.

Eso es hoy el Congreso, un lugar donde algunos van a dar la nota, a montar su número y a sacar partido, generalmente contado en euros, de lo que se hable.

Por eso, y dado que tengo obligaciones personales, hoy no voy a mirar los periódicos. Ya con solo oír un rato las radios, las que he escuchado mientras desayunaba, me he dado cuenta que no hay más de lo que hablar, así que me despacharé, para soltar algo de cabreo, con solo unas líneas y dejaré para mañana mi vuelta al torno de la actualidad.

Por ahí fuera el desastre que le ha venido encima al Rubio en USA, le está haciendo envainársela lentamente. No se ha dado cuenta que las economías hoy no son tan autárquicas como él se cree, así que hay un respiro para los de Huawei.

Aquí, la noticia que se le ha “escapado a un comentarista es que el Tal ya tiene en mente y diseñado, un nuevo ministerio; “el Ministerio del Reto Demográfico”. Nada más y nada menos. Con este, además de poder colocar a doña Irene que es de las más fecundas demográficamente, podrá legislar ya sobre lo casi único que queda de libertad a los españoles; la coyunda, bien legal o, ilegal y montaraz.

En otro sitio, así sólo viendo el titular en un periódico local, he visto esta noticia, no sé si de ámbito nacional o solo provincial; “Evaluación de matemáticas y lengua para alumnos de segundo de Primaria”. Esto me lleva a pedir que se ajuste un poco más y que ese examen, o evaluación como se dice ahora, se le haga también a políticos ejercientes u aspirantes, y por supuesto, aprobarla sea condición sine qua non, para “colocarse” de diputados, senadores, presidentes de juntas, etc.… No es muy lógico que a los bedeles y conserjes de estos hemiciclos se les exija un conocimiento de grado medio y para ser diputado baste con ser soez y atrabiliario.

También he visto a cuanto está la puñalada en el corazón; “Condenado a ocho años y medio de cárcel por apuñalar en el corazón a un turista en Málaga”. Imagino que ser víctima turista o autóctono será lo mismo.

Con esto me voy, como buen jubilado tengo muchas cosas que hacer… todas sin cobrar, las más de las veces pagándolas.

Mañana ya se verá como estoy de tiempo.

Hasta mañana.                        Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España