Un día completo dedicado a la cultura, y esta vez sí nos han dejado, no como en Yuste. Ha sido un día agotador, porque eso de ir a de un sitio a otro y detrás de las guías que llevan unos ritmos de alta competición es para gente más joven.

Por eso, y como ya nos vamos a preparar para ir volviendo a nuestro redil, esto no será demasiado largo.

Como es habitual, me apoyaré en las fotos que cuelgo. Van a ser tres e intento que sean pinceladas atractivas para mostrar la ciudad. Por cierto, León es una ciudad tranquila, con un detalle que algunos deberían aprender. El centro, o más bien el casco antiguo, es peatonal, pero con autorización y aparcamientos para los residentes y ‘abundantes’ medios de transporte públicos que llegan a todas partes, así como posibilidad para los repartidores para acceder a las comercios.

Con esto, y sabiendo que estoy clamando en el desierto de la ignorancia municipal y la soberbia política, pongo las fotos.

La primera es de la fachada frontal del Parador de San Marcos, actualmente cerrado por restauraciones y reacondicionamiento. El exterior es precioso, como se ve, y dicen que el interior lo van a hacer de acuerdo a normas muy estrictas de respeto al edificio.

 

La segunda, es la vista principal a la entrada de la catedral. Esta es fantástica, un derroche de luz, unas vidrieras espectaculares y para todo, hemos tenido la suerte de contar con una señorita guía que nos ha inyectado información sin descanso.

 

La última es de dentro de la Catedral, es un recuerdo a nuestra Esperanza. Esta es una Esperanza románica, en piedra pulida y policromada. Y en estado de buena esperanza. Una delicia. Con esto dejo la cultura y echo un vistazo a la actualidad, sólo un vistazo.

 

Lo primero es mostrar mi asombro por ese dictamen judicial donde, tras admitir a trámite una denuncia del dueño de un hotel rural “porque las gallinas se despiertan muy temprano y molestan”. Tras la sorpresa de que un señor juez haya aceptado a trámite esta idiotez, aun resulta peor, saber que ha fallado en contra de las gallinas. Con este tipo de cosas es con lo que crece cada día la desconfianza en nuestra justicia.

De lo demás, cuando he empezado a ver noticias, he decidido dejarlo para otro día. Hay que reconocer que entre todos los eslóganes afortunados y acertados, no creo haya ninguno mejor que ese que se creó hace unas décadas; “España es diferente”.

No creo que haya ningún país donde el Presidente que ha dicho que no va a avalar la independencia catalana quiera poner a su independiente particular al mando del Senado. Somos tan diferentes que a los fugados de la Justicia y escapados del país les pagamos sueldos y el alquiler de la casa. Donde un Presidente autonómico lo único que hace es denigrar a los españoles y después pedirles más dineros. Lo dicho, mejor lo dejo y nos ponemos en marcha.

Creo que mejor dejar estas cosas para la semana que viene.

Hasta mañana         Pepeprado

 

Written by Pepeprado
De Málaga, España