Por ahora con el mismo calor que el mes anterior. Esto hace que cuando veo sitios donde llueve y a genta con chaqueta, me entre una envidia atroz.

Vamos a lo que vamos. En Rio de Janeiro, además de bailar y beber, también hay museos, creo que no muchos, pero el más grande se les ha quemado estos días, el Museo Nacional. Una pena, a mí esto de que ardan los museos me da pena.

En Francia han detenido a una “artista” y la van a juzgar “por desnudarse ante el santuario de Lourdes”. Esta fulanita, ya se había despelotado en el Museo de Orsay y en el Museo del Louvre, o sea que eso de pasear sus pocas vergüenzas le va tela. Lo curioso es que en la noticia la llaman, “una artista”, pero no dicen a qué arte se dedica, a menos que eso de ponerse en porretas a las primeras de cambio, ya se considere arte. Realmente no me extrañaría, porque aquí ya vamos a hacer carrera universitaria lo de ser cocinero/a, y al paso que vamos, ya mismo el parchís es deporte olímpico.

Ya que estamos aquí, don Pedro en la SER, ya se ha quitado parte de la careta; “se ha mostrado a favor de que se celebre un referéndum en Cataluña sobre el autogobierno”, por si acaso, los CDRs ya han avisado que van a liarla durante un mes, incluso “cerrando Barcelona por tierra mar y aire”. Cada día nos vamos enterando cuanto costaron los votos de la moción. A Podemos dejarle que hagan un cortijo de RTVE; a los catalanes, la independencia; solo faltan los vascos, y los chicos de relleno, que a esos los conformaran con buenos sueldos y prebendas.

Mientras, el PP de Casado sigue en su nube, ahora propone cambiar la Ley de Memoria Histérica, por una Fundación Concordia y Libertad. Este alucina en colores.

En la Cortijá, la Consejería de Empleo va a retomar el reparto de pasta a sus amigos, perdón, “los expedientes de ayudas al Empleo”. Para empezar, a un vecino de Cádiz que pidió una ayuda hace siete años para un curso, ahora, le dan diez días de plazo para que “justifique su petición”. Se ve que este señor no es del partido.

Como todo esto es ya “normal”, me paso a esta noticia; “Por qué tu código postal influye más en tu salud que la genética”. Dicen que hay estudios “que prueban que la polución, el ruido o las prisas pasan factura a nuestro organismo”. Posh vale, pero se podían haber ahorrado los estudios, sólo con pregúntarnos a los que vivimos en el Centro de Málaga ya tendrían para rellenar los formularios. Tanto es así, que pienso que quizás este otro informe esté relacionado con este mismo asunto; “Ordenan el ingreso de más de 10.000 malagueños en residencias y psiquiátricos en los últimos años”. Es en realidad la prueba de la victoria de nuestro ayuntamiento sobre los vecinos. Aquí lo importante es dejar el centro como un pequeño parque temático para enseñar a los turistas y para hacer fiestas y saraos, y claro, para eso estorbamos los habitantes que querríamos tener tiendas, panaderías, etc… además de bares y restaurantes. Así, lo mejor será internarnos a los que quedamos, así dejaremos de dar la lata.

Hablando de turistas, una pena grande, tres malagueñas y un italo-malagueño, han fallecido haciendo turismo en Tanzania. Ha sido un accidente de tráfico y ha habido más víctimas, una verdadera pena que hayan pasado de disfrutar sus vacaciones a esto. Descansen en paz.

Para terminar con lo de los turistas. Sin que afecten las frases triunfalistas de los dirigentes, las cifras, que son tercas y mandan; “La llegada de turistas registra el mayor descenso en ocho años”. Este descenso ha sido del 4,9% en julio, lo que hace a la cifra record en esos ocho años… y no tenemos a Rajoy para echarle la culpa… A ver ahora como nos venden esta moto, moto que era de esperar, y no digamos lo que va a pasar cuando el Mediterráneo se tranquilice mientras aquí seguimos haciendo el gamberro. Se nos va a ver el plumero.

Me voy, pero antes mis felicitaciones a los jueces de vigilancia penitenciaria, a sus psicólogos y a sus expertos; “Un preso condenado por asesinato a 54 años de condena, no ha vuelto a prisión”. Es el cuarto reo que se fuga de las prisiones españolas en pocos meses, eso sí, sin necesidad de unos planes peliculeros, simplemente largándose por la puerta gracias a esos permisos tan guays. Ahora que la Policía y la Guardia Civil se la jueguen buscándolo.

Hasta mañana         Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España