Empiezo esto en primavera, y lo terminaré en verano, ya que las 12:07 hora estimada de llegada del verano me va pillar tecleando.

La vergüenza humana cada vez llega más lejos, y desde que está don Trump, los límites se están ampliando. Tras ver a los niños enjaulados y separados de sus padres, hay que esperar a lo próximo. La barbaridad ha sido tal que ya se ha desdicho de ella con otro decreto presidencial. Lo que no aclara es qué va a hacer son los niños.

Vamos ahora con España. En los últimos tiempos, has pasado muchas cosas. A saber; se echó de la política a doña Cifu, don Pablo consiguió el milagro de encontrar una casa a un extraño módico precio y una hipoteca aún más asombrosa, se ha presentado una moción de censura y se ha cambiado un presidente, se ha metido en la Moncloa a alguien que no ha ganado unas elecciones, se nombró a un ministro que duró menos de una semana, se echó a un seleccionador nacional a dos días de un Mundial, se nombró otro con carácter de urgencia, uno de los otrora grandes parridos anda liado con unas primarias en las que se van a presentar casi más elegibles que electores, se está demostrando que si quieres hacer algún estudio, master o convalidación en la Universidad Rey Juan Cariños, es mejor que te lleves un notario contigo, y todo esto y más, sin hablar de Cataluña y sus indepes. ¿Por qué enumero todo esto? Pues para poner en valor, que se dice ahora, (antes se decía apreciar más), lo único que permanece inalterable, incólume, intocado e inmutable; RTVA, Telesusana.

Pase lo que pase en el mundo mundial, en lo que antes era el total de España, en los rincones irredentos, o en los espacios siderales, pones en la tele el Canal autonómico y… están cantando, bailando o hablando de… sevillanas.  Es la muestra de que aunque la vida siga y el mundo gire, hay algo que no se ajusta a esos vaivenes. Sólo se interrumpen los cantes para ensalzar los hechos, dichos, y virtudes de la Sultana, el resto del tiempo, a cantar y a bailar. Inasequibles al desaliento y hasta la última gota de…. fino o manzanilla.

En ese mundo que sigue, ahora lo que está poniendo de moda don Pedro y su cohorte, son los palabros extraños, y cursis. Tras deglutir ese tan sanitario de ‘desinflamar’, don Pedro echó mano ayer del ámbito económico (para que se vea que él está puesto) y habló de ‘destopar’. Está que se sale.

Lo malo es que lo de destopar lo dijo de las cotizaciones máximas, es decir, quitar lo tipos máximos a eso de cotizar… pero, manteniendo los topes para después cobrar la pensión cuando se jubilen. Con esto, lo que va a conseguir es resaltar que es mejor no cobrar demasiado… en los papeles, ya que eso no le va a servir de nada en el futuro al cotizante. Así que ya se las arreglaran estos y los empresarios para llegar a acuerdos menos onerosos para ambos. ¿Por qué? ¿Para que se va a pagar más si al final se va a tener lo mismo que los que no han cotizado en su vida?

Ya puestos a eso de buscar palabros exóticos y pseudo cultos, les propondría uno; “desarrimar”, es decir que dejen de arrimar el ascua su particular sardina y piensen en la totalidad de los españoles, en vez de sólo en los amiguetes.

Para empezar que arregle esa subida que don Puchmamón, y los fugados y encarcelados se están preparando, quejándose de que “con 60.000 euros al año, (que siguen cobrando a pesar de sus delitos), nadie puede vivir”. Quieren se les reconozcan y cobrarlas, dietas por desplazamientos. Esto ya se lo arreglaron ellos en su Parlamento y es solo el, desplazamiento hacia su escaño, aunque en estos casos ni esto se cumple. Y, para algunos, los desplazamientos se los costea la Guardia Civil.

Mientras en tierras del canal Sur, ya se han puesto todos los grupos de acuerdo en algo; en dar pasta a los del cine, algo menos de 50 millones. Mira que bien. Eso sí, para salvar la cara, doña Susana Díaz dice que “Andalucía plantará batalla a Sánchez por la afrenta de la financiación”. Y nos lo tenemos que creer.

En Málaga, el Ayto. dice va a recuperar el edificio de La Invisible, y eso también nos lo tenemos que creer. Desde luego si hay algo positivo, es que estos políticos están intentando motivar la fe a la ciudadanía, la fe en ellos, cosa difícil.

Por lo demás, esta tarde hay una manifa sanitaria, que seguro terminará en mi plaza (como todas), y como ya ha entrado el verano, me voy. Mañana será otro día.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España