Mientras uno siguen paseando al muerto para ganar votos, hoy me entero hay una muerta que sí vamos echar de menos lo de mi generación; ha muerto Doris Day. Lo ha hecho a los 97 años, pero su imagen será la de siempre. Descanse en paz la rubia de oro.

Lo que hay es lo de siempre. El Maúro ha mandado a su servicio de orden, en el que mandan los cubanos, a cercar la embajada española, pero mientras, sus “íntimos” están haciendo las maletas. La policía española está investigando a 20 de ellos que compran casas de más de dos millones en Madrid y Málaga, pagando en billetes y sin muchas discusiones. En Italia, en Cerdeña, la tal Juana Rivas sigue dándole la lata a los jueces italianos, y demostrando que está como una cabra y que solo quiere salir en la tele, a costa de lo que sea. Hay que agradecer a los italianos que la tengan allí una temporada, para que aquí descansemos de ella.

Y aquí, ¡ay, y aquí!, el Tal se gasta 18.000€ al mes en limpiar aceras y quitar la «vegetación espontánea» de «su» chalet privado, la Moncloa. Manda retirar a la única nave que tiene en Oriente Próximo, y pasa olímpicamente del país.

En este, el panorama es para estudiarlo. Hay tiroteos en las calles de Ceuta; sale un pueblo, Fresnedillas de la Oliva, donde tiene más de 30 nacionalidades y hay un porcentaje de extranjeros del 25%, (ahora, llegó a tener el 40%); el asesor del Puchmamón, Matamala, vuelve e España en olor de multitudes, sin que lo detengan y para cobrar su sueldo de senador y seguir a lo suyo a obedecer al sátrapa; mientras, el PSC en lo que está es en que el Iceta de las narices sea senador por tripas y así pueda ayudar a la Independencia. Dicen que si no lo consiguen por las buenas recurrirán al Constitucional. Tiene su gracia que todos estos que están contra la Constitución, se refugien en su Tribunal. Otra vez, “cosas veredes, Sancho”. Por su parte, ayer en el centenario de la Guardia Civil, el único que no la felicitó, fue el que tiene a algunos de ellos a la puerta de su casoplón para protegerlo, el presunto señor Iglesias. Mira que bien.

Visto lo que hay, no puede extrañar que ese extraño vasco y del Atlético, con nombre súper vasco, Iñaki y apellido también francamente euskera, Williams, nos dé una lección de buen decir, de maravillosa educación y de extrema cultura, y que esta salga en los agradecidos periódicos, que se ufanan de tan culto elemento. La bella expresión del tal Iñaki Williams, es este modelo de integración cultural y deportiva; “Soy de Bilbao, tengo entre 5 y 10 millones y follo cuatro veces por semana». ¿Alguien da más?

Con esto, es normal que mi fe en el futuro de este país ande bajo mínimos. Estando, y teniendo, unos de los países más bellos del mundo, unas gentes que antes de que los políticos las encalabrinaran eran encantadoras, y algunas de las meteorologías más apetecibles, por mor y gracia de unos desalmados metidos a dirigentes, que solo piensan en sus propias miserias, lo hemos convertido en un casi vertedero, en el que vale todo, siempre que se esté al lado de los que mandan, y donde el bien común y la coexistencia dependen de lo que manden unos pocos indocumentados, las más de las veces casi iletrados. Esos pocos, ahora están dedicados a repartirse los sillones “especiales” de Parlamentos y Senados, a apuntarse a las bicocas de los carguillos, algunos de los cuales ni se sabe para qué sirven, y haciendo cuentas de cuanto tenemos que pagar los demás para ellos vivir a cuerpo de reyes, por supuesto sin ganarse sus sueldos y sin merecerse esas prebendas.

Hasta aquí, a Málaga llega el cieno, los barros del momento. Al violador de los garajes de Teatinos, al que la Policía pilló con las manos en la masa, todavía hay que llamarlo “presunto”, y se le piden 65 años de cárcel, que después con los recortes, las reducciones, etc.… se le quedaran en tres cuartos de hora. El Puerto se dedica a hacer negocios, construyendo locales para oficinas y así competir con la inversión privada, y un bienintencionado reportaje dice “cómo será” el hotel de Moneo, como si eso fuera una sorpresa; será un cubo como todos.

Los de a pie, a currar y a pagar. Por supuesto, a currar yendo a golpe de calcetín, y a pagar por esos coches que no se pueden utilizar y por esos servicios que no hay.

Hasta mañana.                        Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España