Vale, hoy hablemos solo de asuntillos de por aquí.

Y aquí, lo más sangrante es la disputa de los números entre el juez Llarena y don Montoro. Mientras el señor juez eleva la malversación y la pone a la altura de los casi dos millones, don Montoro se pone de perfil y le echa una mano al Impresentable y a sus colegas que se gastaron la pasta a su más libre albedrío. Si después de esto, vuelven a decir que la justicia y la política van de la mano en España, podemos poner a parir a quien lo diga. Por cierto, don Montoro me hace sospechar con esto, que sus cuentas son todavía más particulares de lo que sospechaba.

Ya metidos en sospechas y desconfianzas, la noticia de que ETA va a desaparecer para siempre “a primeros de mayo”, su coincidencia con la negociación de los presupuestos entre el PNV y don Mariano, y las ¿posibles? relaciones entre los tres, hacen que nos pueda salir sarpullido por tantas “casualidades”. Más bien da la impresión que todos los demás, estamos simplemente de oyentes en estos asuntos y que los enjuagues siguen y se cambian asesinos y dinero, por votos para alguna cosa.

Como lo demás son pequeñas guerras intestinas, y ya sabemos que entre los intestinos están el aparato digestivo y el excretor, por donde circulan las heces, hablemos poco de esto. Quizás, una mirada curiosa a las guerras podemitas, que demuestran que estos, desde el momento que tocaron presupuesto, moqueta y despacho oficial, se han convertido al llamado “realismo político”. Se parece a aquel lema de ‘los 100 años de honradez’ con el que acabaron algunos en el momento que tuvieron la caja a mano.

Para ir dejando esto, un curioso record (creo que mundial). Lo protagoniza doña Carmena y su grey; “Los contratos a dedo crecen un 1.166% en el Ayuntamiento de Madrid”. ¡Dios!, ¿un mil ciento sesenta y seis por ciento? Eso es simplemente una plusmarca. Entre las patadas a la cultura de doña Colau, y las patadas a la moralidad de doña Carmena, lo llevamos claro. Es un olvido voluntario de aquello que decía un tal Plutarco; “la verdadera libertad es sujetarse a las leyes de la razón”. Aquí, estas dos damas, la razón se la pasan por salva sea la parte.

Más en nuestra cercanía. Ha aparecido un juez que ¡oh, sorpresa! ha admitido a trámite la querella contra el director del CAC por aquello de tener a toda la ciudad como cosa propia, y dejársela a su amigo, el presunto artista Invader, para que pusiera sus muñequitos por donde le saliera a él, al tal Invader, del pìjo. Van a acusar a ambos, CAC en la persona del señor Francés, e Invader, de un delito contra el Patrimonio.

La verdad. Me ha sorprendido que un juez haga esto. Aquí, lo normal es que cuando alguien con un puesto de relumbrón se salta las leyes y diga que lo hace en nombre de la presunta cultura, todo quisque dice amén para no parecer inculto. Los delitos contra el patrimonio quedan para las personas ‘normales’, para los vecinos que se atreven a poner una maceta en algo considerado como BIC, o que arrancan unas matas que después resultan ser especie protegida y bien patrimonial, pero ¿a directores…? No, a esos se les aplaude. Así, porque un determinado señor lo decide, esas mismas fachadas que el señor particular no puede ni cambiar de color, dejan de estar protegidas para que un fulano con ínfulas la use para poner muñequitos, sólo porque alguien ha dicho que esos muñequitos son la rehostia. Esperemos que de ese juicio, salga al menos, la retirada de ellos y que se los cuelgue el señor Francés donde le venga bien, pero en paredes que le pertenezcan a él… y que no estén protegidas.

Por lo demás, el PSOE dice que va “a afear” al alcalde el nombramiento secretísimo del señor Andrade. De asuntos realmente interesantes; “el Puerto pide a Urbanismo el cambio del Plan Especial para hacer la torre”: Como es natural se lo cambiaran a bote pronto, no sea que los de la torre se disgusten. Y, para terror de los pocos que quedamos, otra maniobra para que hagamos lo que gusta y quieren, tanto el alcalde como el señor Cassá; que nos vayamos del centro. Esta nueva maniobra está implícita en este titular; “Tres inversores rehabilitarán el Pasaje de Chinitas con proyectos turísticos”. Es maravilloso emplear estos dos términos juntos; rehabilitar y proyecto turístico. Claro oximorón o antitesís, a elegir

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España