Estos últimos días, la actualidad nos la inyectan los medios. Es solo una; los papeles de Panamá. Le reconozco tener un llamativo y literario título, que suena a película de Jólivud.

Con esto, casi se despistan otras miserias nacionales, por ejemplo que el gobierno de Cataluña sigue sin pagar a los proveedores, lo que ha dado lugar a que el BCE haya hecho fú a comprar su deuda, mientras compraba las de otras comunidades. Esto se lo achacarán ahora a don Rajoy, y se quedaran tan panchos.

También se difumina el pretendido frente anti-PP de don Pedro, aunque sigo diciendo que al final tragará con todo, con tal de ser presidente.

De lo anecdótico, que don Kichi se apunte a las tesis de doña Carmena y proteste porque, según él, la prensa, “no le da un trato favorable”. Por lo visto, según los podemitas, la Prensa, así con mayúsculas, está obligada a dar trato favorable a sus alcaldes, independientemente de que lo hagan bien, mal o fatal.

De los panameños, el asunto sigue como yo esperaba. Dosificando las noticias para que sirvan para lo que tienen que servir, para apoyar a determinados partidos.

Por eso, hasta ahora, aunque han ido saliendo más nombres, curiosamente no salen prácticamente ninguno de los del “gran enemigo”, el PP. “Sus” papeles saldrán más cerca de la hora decisiva donde se debe decidir si hay elecciones o no, y en el improbable caso de que las hubiera, en una “segunda oleada de informaciones” (en términos usados por uno de los divulgadores de estas). Ahí, seguramente saldrán los sonoros nombres que algunos esperan con ansiedad.

Por supuesto, han salido ya los pujolines, qué, por cierto, siguen campando a sus anchas sin que ningún juez, o fiscal los moleste, o algunos de los de Gürtel, o de los de Madrid, que ya no son escandalosos.

Mientras, la única reacción visible, ha sido la del señor Almodóvar, que está utilizando la táctica Rita, de visillos y coche con lunas tintadas, y que ha cancelado la presentación de su película. Pobre, es la primera vez que lo tratan mal.

Como es natural, todo esto sirve para “tapar” otro turbio asunto, aunque a estas alturas decir que es turbio es un alarde semántico, porque ahí las cosas están claras como el agua embotellada; la financiación chavista a unos preclaros lideres qué, presuntamente, deben velar por esta país. A estos, ya no les valen ni las firmas de los ministros chavistas en documentos, ni las declaraciones de su bien amado líder spiritual, que no sabemos si a ellos también se les aparece en forma de pajarito. Sería bueno preguntar a ese esperpéntico personaje, don Verstringe, que tras querer ser el jefe en el PP, ahora aspira a ser il Capo di tutti capi, en la otra esquina del ring político nacional. Lo malo de todo esto, es que muchos de estos personajes están en las universidades destilando su veneno a las nuevas generaciones. Es uno de los problemas de la democracia, que les concede derechos hasta a los que buscan quitarlos.

Lo dejo, porque en Málaga, solo hay que nos quieren colocar una torre en el Puerto, que ha vuelto el Lute, al que hay que darle las gracias por no haber buscado rédito a sus pasadas experiencias o que se prepara ese Festival de cine que sirve para que la gente se entere que existe el Teatro Cervantes.

Hasta mañana.          Pepeprado 

Written by Pepeprado
De Málaga, España