Tal parece que el día de Andalucía me sentó fatal incluso antes de serlo. Desde el sábado ando bastante pachucho, y hasta hoy no he podido levantarme. Son cosas de la vejez, ya no anda uno hecho un toro, ahora más bien somos abuelitos tiernos y nos ponemos malitos con nada.

En cuando he visto cómo iba el mundo veo que nada ha cambiado, hasta don Pedro sigue en su línea de arrastrar por el fango su dignidad. Esta mañana me han mandado un chistecito de esos que corren por las redes, es un aviso que dice qué, “don Pedro firmará pactos mañana en el Corte Inglés a todos los que pasen por allí.” Es una triste verdad, este, en su afán de ser presidente “cómo sea”, está dispuesto a pactar con el diablo si esto le funcionara. Pobre hombre, va a ser un borrón en la historia cuando pudo ser alguien importante. En solo unos pocos meses ha conseguido eclipsar a don Zapatero, lo que ya es notable.

Por lo demás, que ha salido Otegui. Lo ha hecho en olor de santidad, cuando en realidad es el protector de los asesinos y que esté en la calle es un pasaporte a más muertos.

Hablando de muertos, la enormidad de hoy se ha situado en Moscú, donde una musulmana ha cortado la cabeza al niño que cuidaba y después se ha paseado con ella al grito ‘Alá es grande’. No creo yo que Alá esté muy de acuerdo en que se hagan estas cosas en su nombre.

En Valencia quieren hacer una ley especial para poder echar a doña Rita. Me parece muy bien, pero que la Ley se quede y valga para todos, no sea que la vara de medir vuelva a funcionar y cuando sean otros los que estén en el punto de mira no haya leyes para ellos.

En nuestras tierras, en las que con motivo del Día de Andalucía, me ha dado por pensar que en realidad somos como un Papado. El del Vaticano ha variado y se ha abierto, ya puede haber papas que no sean italianos, pero en nuestra autonomía no puede haber presidentes, incluida la actual papisa, que no sean sevillanos.

Ahora fuera disquisiciones, lo que da que hablar es, otra vez, el Algarrobico. Vuelven a decir que lo van a demoler, pero nadie explica qué les va a pasar a los que autorizaron su construcción, porque ninguna empresa se tira al monte a construir ese monstruo sin tener los permisos necesarios.

Lo voy a dejar, no ando fino.

Hasta mañana.       Pepeprado

Written by Pepeprado