Efectivamente, esto corresponde a nuestro último día en esta ciudad,

Cuando cuelgue este post, estaremos preparándonos para la vuelta, y ya, mañana, viernes, intentarme recobrar estilo y horas más normales para mí.

Este último día ha sido agotador, porque lo hemos dedicado en gran parte al asunto cultural, y eso, como sabe todo el mundo, agota a cualquiera, especialmente si le sumamos horas de escaparate en una ciudad que en eso del diseño se la pinta sola.

Para empezar, fuimos a la Pinacoteca Brera, de la que pongo una sola foto, por cierto aclaro, que estas fotos que voy poniendo son del móvil, apresuradas y con carácter documental. Cuando vuelva intentaré colgar algunas de la cámara algo más cuidadas.

La Pinacoteca es algo avasalladora. Difícil explicar la cantidad de obra que hay allí, ni la calidad que tiene, aunque sólo sea por dar algo diferencial, decir que los talleres de restauración, y los fondos que no tienen espacio para ser expuestos, están a la vista, protegidos por cristales pero para que se vea todo. Así puedes ver hasta las partes de atrás de algunos cuadros grandes que están en restauración, cosa que dificilmente puede ver el gran público. 

Después, decidimos que no podíamos irnos sin entrar en el Duomo, y esto tiene sus complicaciones. Por una vez y sin que sirva de precedente, me chupé una cola importante para sacar las entradas, después, cuando llegamos a la puerta, no pudimos entrar porque había un funeral, y tuvimos que volver por la tarde.

Fue por tanto, largo y laborioso el entrar, pero vale la pena, porque si por  fuera es fastuosa, por dentro te deja pasmado. Es grande y equilibrada, cada capilla es una hermosura, y el espacio general es resplandeciente.  Para intentar que se vea algo, pongo otra fotito, y la última que publico es para que se vea lo que decía el otro día, que el asunto seguridad se lo han tomado en serio.

Como cuando escribo esto, ya por la noche estoy fundido, lo voy a dejar, así que prácticamente estoy despidiendo el viaje de aniversario. Cuando esté más descansado, ya que la vida del turista es extremadamente dura, contaré más.

Hasta mañana

Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España