El animal de la Casa Blanca dice que va a mandar a Siria misiles, nuevos, bonitos e inteligentes, todas cualidades de las que él carece. Tampoco es que sea muy listo el Mauro, al que ahora se le ve el plumero cuando dice estas cariñosas cosas; “Le hago un llamado a mi amigo Marianito Rajoy, vamos a arreglar esto”, Los que sí son listos son los noruegos, que ahora quieren cargar impuestos a los que generen más basura. Claro que para esto, habría que reorganizar la sociedad que es la que nos obliga a inundar de basura los contenedores, con eso de no querer envases reciclables.

Por aquí tampoco nos lucimos. Allá por Barcelona, donde ya hay peleas a machetazos por las calles, se ha sabido que los mozos de cuadra llevaban móviles especiales para hablar entre ellos el 1-O. Ahora se los ha pedido el juez, y lo más seguro, es que dirán que se los han regalado a los sobrinos.

El asunto de doña Cifuentes sigue, aunque ya languideciendo. Ahora le buscan las cosquillas a doña Cospedal por apoyarla, pero lo más gracioso es que el que ha interpuesto la petición de la moción de censura parlamentaria en Madrid, el secretario del PSE, de desafortunados (para él) apellidos, ya que se llama Franco de primero, y Pardo de segundo, también anduvo unos pocos años fardando de ser “licenciado en matemáticas” que lo era por infusión divina. Cuando se olió el asunto lo borró de su currículo y ahora anda rasgándose las vestiduras. Las cosas que tenemos que ver, no dejan de maravillarnos.

Por otra parte, su partido ataca y dice que, derogar la reforma laboral del PP aportaría 4.650 millones para pensiones”. Por su parte su excelso líder, también dice, pero más bajito, que habrá que subir los impuestos para sacar otros 6.500 millones. De lo que nadie habla es de quitarse esos sueldazos y esos gastos que ellos se empapuchan y se auto regulan. Eso ni tocarlo, y de quitar las autonomías, menos.

Mientras, los sindicalistas de clase (UGT y CCOO), que son una clase de sindicalistas muy especial, ahora andan poniéndose el lazo amarillo de la gilipollez. Don Rivera los ha acusado de estar al lado de los golpistas, y esta vez el de naranja ha acertado.

En Andalucía, hemos vuelto al pasado. Don Griñan recurre a la doctrina de don Felipe González para su defensa; él se ha enterado de todo por los periódicos. Una llamada a la bendita ignorancia, pero no explica que no le sorprendiera ver la subida en el nivel de vida der sus cercanos. Aquello que se llamaban en las antiguas declaraciones, “gastos suntuarios” o “incongruencias manifiestas” parece que en su partido nunca han llamado la atención. Incluso que uno de sus directores generales dijera que él, “tenía billetes para asar una vaca” no le llamo la atención. A eso se le va a llamar la Divina Ignorancia, que por supuesto no está reñida con seguir mandando y dejando hacer a los suyos. Dice él, “Nunca vi, nunca me reuní, nunca negocié…”. Entonces, ¿qué puñetas hacía todo el día?, ¿hablar de toros con doña Susana?

Mejor lo dejamos, porque todo esto de los EREs ya sabemos no va a ir a ningún lado, se irá pasando en el tiempo hasta que se olvide y que, por supuesto, nadie va a devolver un duro. Lo que no pueden pedir luego, es que confiemos en ellos ni en la Justicia.

Más cerca, en Marbella, seguramente porqué tampoco van a recuperar lo que se llevaron sus ex alcaldes, ex concejales y ex allegados, y tiene que buscar pasta donde sea, dicen que van a multar este verano a “quienes vayan por la calle sin camiseta o en bañador”. Esto, claro siempre que no sea, familia de un jeque, amigo de un colega, o familiar de alguien de la tele.

En Málaga, está claro que todo lo que sea para atacar a los ciudadanos vale para todos. Ya el señor Cassá lo dejó dicho sobre lo que pensaba de los ciudadanos de Málaga, y para demostrar que él está por ser “alguien” en la Casona del Parque, ahora va a apoyar los presupuestos para 2018 y 2019. Para repartirse las ¿flores? todos de acuerdo. A ver si algún periodista de fuste, deja el peloteo e investiga las cosas que pasan por aquí, (esto no me lo creo ni yo). ¡Ah!, y el nuevo chiringuito en la plaza sigue ahí, aunque sin actividad, ese no les estorba.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España