Bueno, es una chorrada decir qué es lo primero que voy a abordar; la victoria de don Donald.

Contra todos los pronosticos de los pronosticadores, que lo único que han demostrado es que las encuestas sólo sirven para entretener al personal, el del tupé exquisito se ha merendado a doña Jílary.

Reconozco que yo también creía que iba a ganar la señora, pero en mi descargo debo decir que no sabía que esta estaba apoyada por don Pedro y por don Iceta, porque ya se sabe que estos dos no aciertan una ni por casualidad. Si llego a saber que estos dos ‘expertos’ en derrotas, que han conseguido superar al señor Arenas en batacazos electorales, estaban en el ajo, me habría imaginado que la señora no tenía la menor oportunidad.

Ya en el postparto, le están llegando las felicitaciones de las personalidades de su misma calaña, por ejemplo ya lo han felicitado los líderes, Le Pen y Farage, que aspìran a lo mismo en sus cortijos.

Eso sí, el pobre don Donald tiene que estar asustado con su futuro, porque doña Irene Montero, luminaria de la política nacional, lo ha amenazado. Le ha espetado que; “estará enfrente”. Don Donald, está de los nervios. Amargado. Es más que probable que convierta la Casa Blanca en un bunker ante tamaña amenaza.

Aquí todos expectantes, pero de los asuntos domésticos, tranquilos, como estaban todos pendientes de los asuntos yanquis, algunos aprovechan para lo suyo. Por ejemplo, la Junta se ha opuesto a una ley específica, que iba a definir la autoridad del profesorado. Es mejor seguir con los paños calientes y dejar vía libre a que los amiguetes puedan disponer… aunque no sean docentes, y a veces… ni decentes.

En Málaga, una noticia mala. Ha muerto una mujer que se estaba haciendo unas operaciones, teóricamente no demasiado peligrosas de cirugía estética. Esto de operarse, siempre es algo arriesgado pero a veces necesario, pero hacerlo por gusto siempre es el doble de arriesgado. Tenemos todos que lamentar la muerte de esta señora, pero para los que estamos en edades operables para cosas necesarias, hace que nos dé algo de yúyu el asunto.

De los asuntos pecuniarios, que son los que más llaman la atención, sale que las autoridades del Puerto, ya han terminado el primer trámite para poder autorizar la construcción de un hotel en el Dique de Levante. Está claro que aquí, el que no corre vuela, y en vista de la escasez de espacio en la ciudad, el Puerto se va a hacer de oro convirtiendo su zona en una nueva Manhattan, un cinturón de cemento e hierro. Para cuando nos demos cuenta, esa imagen que vemos de Benidorm desde el mar, donde solo se ve cemento, va a ser la misma que se va a producir aquí. Todo sea por la pasta, para algunos.

Termino, porque en realidad solo se habla de don Donald, aunque termino con una curiosidad personal. Se escribe Trump, todos decimos Tramp, pero un hispano corresponsal de una radio, siempre lo llama Tromp… ¿serán elucubraciones subliminales? Trumpeta, Tramposo, Trompa… no sé.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España