Dicen los papeles qué, según la Audiencia de Barcelona, Oriol Pujol, uno de los más espectaculares pujolines, tiene que ingresar en prisión. Les ha costado trabajo, pero aun así no me creo que uno de estos vaya a ir a la cárcel. Aunque claro, cárceles las hay de más o menos estrellas, según sean los hospedados en ellas. Los funcionarios de prisiones han denunciado, por ejemplo, que los de ETA viven como reyes, se les da todo lo que pidan, incluidos títulos universitarios pagados por el Estado. Dicen que incluso a veces, va un responsable a darles explicaciones si sus peticiones tardan un pelín.

Tampoco me creo que manden a prisión a los de la Manada de Alicante, a pesar de que cada día les salen más denuncias. Claro que todo esto lo fomentan en parte el tratamiento en los medios que se da las cosas. Por ejemplo, en Málaga han detenida a dos fulanos que llevaban, además de 7 kilos de cocaína, 108 de hachís, y, más de 12.000€ en efectivo; “dos armas de fuego con sus cargadores y munición, un bolígrafo pistola, una pistola taser, y otra de aire comprimido” y la cosa se la trata como “algo normal”. En cambio, a un pobre viejales que tenía un lanzapatatas, lo pusieron en primera plana “por intentar atentar contra el Líder”. Como se ve, lo de la igualdad de información se queda por ahí, olvidada.

No se habla demasiado tampoco, de los desmanes de algunos. Por ejemplo, de la Comunidad Balear que “obliga a los funcionarios a dirigirse a los jueces en catalán”, o de los desvaríos de la Generalitat catalana que en vez de funcionar, se entretiene intentando obligar a que “los clicks de Playmobil también hablen la lengua de “su” imperio”. Estas cosas se tratan poco, tanto, así como los paseos con chaleco antibalas y probadores de alimentos para el sátrapa de Waterloo, cuyo escaso cerebro está dando señales de agotamiento. Por cierto, nadie explica si lo de probar alimentos entra en el cargo de guardaespaldas, ni sí está cubierto el riesgo de envenenamiento en sus retribuciones. Mucho menos, se tratan los avisos del Tribunal de Cuentas, cuando ve “agravios en la gestión del FLA en favor de Cataluña”. Esas cosas se pasan en silencio no se vayan a enterar en Extremadura.

Hay dos noticias cumbre. Una es que al Sánchez se le ha escapado una medalla; “Malta acogerá a 49 inmigrantes varados en el Mediterráneo”. La otra es un alarde estilístico del CoPresidente señor Iglesias; “Pablo Iglesias asume que «los hombres feministas follan mejor». Es aspirante a un sillón, por supuesto al mejor, en la RAE.

En la Cortijá, cada vez está más cerca el dislate de los supuestos vencedores de las elecciones. Hay quien se pregunta si lo que quiere C’S es presidir la Junta a medias con el PSOE, o si es que no se enteran de qué va el asunto. Ya, los presuntos socialistas están preparando su próximo gobierno en coalición con Adelante al ver que estos lilas siguen tirándose los trastos a la cabeza.

Lo cosa no está clara cuando ni el señor Bendodo se atreve ni a decir pío sobre su futuro. Para empeorar las cosas, en el panorama nacional, ya el PNV avisa que le ha vendido sus votos al tal Sánchez para eso de los presupuestos (ellos sabrán lo que han sacado a cambio). La que sigue agazapada es doña Susana que seguro estará entretenida destruyendo papeles, pero sigue luchando en dos frentes, en el andaluz, y frente a los pedristas que la acosan y quieren hacer sangre con ella (revancha se llama esta figura). Lo tienen crudo, esta es una contrincante lista como los ratones y aferrada a sus poderes. En cambio, el nivel intelectual del Líder Bello, no está para muchas estrategias, a este, todo lo que vaya a más de dos días vista le parece un mundo, claro, excepto los viajes, aunque esos, me parece se los planea y gestiona doña Bego, la Reina de África.

Vamos a una contradicción evidente; “La falta de jornaleros sigue sin resolverse en el olivar de la provincia de Málaga”. En este caso es en Málaga, pero pasa lo mismo en cualquier otra provincia española. Está en evidente contradicción con el número de parados, muchos de ellos en edad apropiada para coger aceitunas, que hay en el INEM. ¿Qué pasa?, ¿Que nadie controla a los que NO QUIEREN trabajar? ¿Se les sigue pagando, mandándole incluso las pagas a Marruecos? Estas son las cosas que deberían vigilar los políticos, y no mirar sus ombligos a ver si tienen pelusas.

En Málaga, el Ayto. ha tardado cuatro años en repartir los chalecos de seguridad a los agentes de policía local. Seguro que a los concejales no les ha faltado ni gloria en estos cuatro años.

Eso sí, esto lo van a resolver rápido; “El nuevo recorrido oficial de la Semana Santa de Málaga, pendiente de los permisos del Ayuntamiento”. ¿A qué sí?

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España