Si algo tienen estos tiempos, es que han acabado con nuestra capacidad de sorpresa. Si, por ejemplo, el señor Garzón (cualquiera de los dos) apareciera diciendo iba a ingresar de monje trapense, nos parecería hasta normal.

Esto es así, hasta en lo exterior. Mientras en el segundo país de don ZP siguen masticando sus elecciones, en las de Colombia van a lo suyo, matanzas, boicot electoral, amenazas y toda la parafernalia habitual allí. En Italia, las van a repetir, porque su Presidente no acepta a un ministro, nada menos que de Encomia, que está en contra del euro. Así van las cosas.

Aquí, lo de la sorpresa es impensable. Hasta los detenidos por causas civiles son reincidentes, y al pirotécnico de Tui lo han vuelto a detener porque tenía otros dos polvorines a su aire.

Por supuesto, de sorpresa la respuesta a la consulta de don Pablo y señora, no hay forma de calificarla. Ha salido lo previsto, aunque no ha salido el 80% mínimo de aprobación que él “exigía” para quedarse. Ahora como es un mártir, lo que dice es lo siguiente; “el apoyo “contundente” de sus bases le obliga a seguir”. Un tercio de los votos han sido que no, y además de pasarse por alto el porcentaje, ha avisado qué, “toma nota”, o lo que es lo mismo, que hay un tercio de gente del partido que no va a coger un enchufe remunerado ni por casualidad, y quizás haya más “penalizaciones. Es que su señora está muy disgustada y eso le puede ir mal al embarazo.

El que sí tiene una suerte de mil pares de narices, es don Mariano. El viernes, los jueces de la Gürtel lo dejaban semi grogui; cuando parecía que estaba al borde del KO, ¿quién viene a salvarlo? Pues nada menos que don Pedro Sánchez, que se ha vuelto a dar otro tiro en el pie corriendo a poner una moción de censura que a quien peor le viene es a él. Su ansia por dormir en la Moncloa es tal, que está dispuesto a todo, aunque sea solo por un par de días, y a costa de entregar el país a nacionalistas y chantajistas. Él quiere decirle a su mujer, ¡Cariño, ya somos Presidente! Lo demás le importa un rábano. Con esto, ha cerrado el camino (para eso eran sus prisaa poniendo la moción a altas horas de esa misma tarde) a un posible cambio de Presidente, en caso de que en PP pudiera encontrar a alguien no contaminado, o… a una convocatoria de elecciones. Don Pedro olvidando esos datos que demuestran que cuanto más callado esté, mejor le va, se ha tirado al rio, y ahora, no se sabe qué va a pasar, aunque sí se sabe lo que no va a pasar; qué él sea Presidente. Como en sus cortas luces esto no lo ve, anda por ahí ahora, relamiéndose y pensado que traje se va a poner para entrar en su adorada Moncloa.

El país entretanto, sigue pendiente de los posibles aunque no probables encarcelamientos. Hoy van a decidir si mandar talego a 16 de los condenados, y ya se están sabiendo las penas “reales” que hay para cada cual. Por ejemplo, al ex señor Bárcenas, al que han condenado a 33 años, como máximo, y estirando el lenguaje diría ‘como muy máximo’, lo podrían hacer cumplir 18, es decir, de la misa la media. A otro, al tal Correa, al que cara al público han puesto la primorosa cifra de 51 años y 11 meses, en virtud de las matemáticas legales  se le quedan en todavía menos, en 12. O sea, ya mismo lo tenemos en la calle.

Ahora nos queda la interesante  duda de saber cómo se van a comportar los jueces de los EREs y demás chanchullos de los acólitos del señor Sánchez. Los andaluces, geográficamente más cercanos al tema, ya sabemos que las sentencias por estos desfalcos y guarrerías, van a ser infinitamente menores, que habrá más ‘comprensión a sus humanas debilidades’, pero nos queda constatar, hasta donde llega el perdón y “esa comprensión” de esa misma judicatura que tan dura es, por ejemplo, contra la propia juez doña Alaya. ¿Les quitaran el bonobus gratuito? Es posible que s sea una de las penas mayores.

Quizás por estas cosas, y por los propios intereses de los partidos, este titular haya llegado a verse; “El populismo no cree en los medios europeos… ni la izquierda en los españoles”.

De Málaga, que este fin de semana ha estado atareada con la Magna del sábado y la Legión de domingo, nos seguimos intentando a acomodar a un día normal, pero una noticia muy de estos tiempos viene a animar el cotarro; “Piden la retirada de uno de los carteles propuestos para la Feria por “sexista”. He visto el cartel, y me parece que estas feministas, o lo que sean, se la cogen con papel de fumar. Comparado con lo que se ve en la tele, o por la calle, la señorita del cartel es de casi ursulino hábito monástico.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España