Mis disculpas por la falta de ayer, estuve en cuestiones rurales y no me dejaron tiempo para castigarme con esto. Y ayer pasó; un coche otra vez en Londres aterrorizó a la población. Cuando trincaron al conductor, resultó ser un veterano yanqui, con “antecedentes por conducir borracho y por amenazas con arma blanca” y que decía que “oía voces”. Menuda tranca debía llevar el pollo.

Aquí, uno de los ferrusojolines hasta ahora inédito, se lía, admite que su papá ocultó las cuentas y que tenía chanchullos por doquier, pero que todo era por amor a Cataluña. Para terminar de enredar, ahora le echa la culpa a un primo Joaquim. Acaba de nacer otra estrella.

Lo demás todo normal. La oposición debe tenerle un susto terrible a la señora Cifuentes, ya que quieren quitarla de en medio lo antes posible. Me parece que lo que le están haciendo, es la campaña perfecta.

De los líos de eso que llaman primarias, que no sé si es por ser primeras en algo, o por ser propias de primates vociferantes, poco que decir. Si acaso, que doña Susana ya está en plan estadista al estilo mediterráneo. Promete les va a dar veintitantosmil euros a todo el que se lo pida, estudiantes, parados, emprendedores y habitantes de algún planeta de esta galaxia. En realidad asusta, ya que si esta, está prometiendo esto en unas simples primarias de “su” partido, no podemos ni imaginar si llega a alguna elección importante. Podría ofrecer un millón por cabeza, un coche y un apartamento en Torrevieja. Lo que nunca hace es decir de donde va a sacar esos dineros. De quién, está claro, de todos nosotros.

Nos venimos a Málaga. En Marbella ya hay una víctima de la xodida Ballena Azul. Afortunadamente parece que sus padres se dieron cuenta a tiempo y el problema está controlado. Esto, que es un invento de un ruso de 21 añitos, ya lleva unas pocas víctimas, pero lo que habría que investigar es como hemos llegado a permitir que los jóvenes, afortunadamente no todos, solo unos pocos, permitan que les laven el cerebro con estas bestialidades.

En la capital sigue el lio sobre el Astoria. Vamos a ver si somos serios. Ahora, se ha publicado parte del proyecto. Es infumable, solo especulación pura y dura con el dinero de todos los malagueños. Ahora bien, lo que también parece estar claro, es que a don Antonio Banderas le vendieron el carrito del helado. Lo han usado para poner su nombre como bandera (nunca mejor dicho) de un proyecto, que a lo que el actor creía le iban a dar, no se parecía en nada, incluso “su” teatro, era de un aforo de 650 personas, es decir, aproximadamente la mitad del Cervantes, que siempre se queda pequeño. Estaba siendo usado simplemente como un señuelo, y lo que está implícito en el asunto, es que la pasta se la iban a llevar otros, para empezar, el arquitecto que decía iba a ser un proyecto casi gratuitito, y se llevaba una pasta gansa. Lo malo, es que los bienintencionados del lugar, sin pararse a pensar, sin saber de la misa la mitad y sin querer enterarse, se han echado al ruedo y ya hasta se han convocado manifestaciones.

Lo peor, es que la idea de don Antonio es buena en sí misma, y ya la quieren piratear en otros lugares. Lo que habría que hacer, es ponerla en marcha, pero adecuadamente y sin engaños. Otra cosa son los insultos y las humillaciones, pero de eso hay que pedirles cuentas a los políticos.

Los ciudadanos, a ver si antes de gritar esperamos a enterarnos de todo… o de casi todo.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España