Como por ahí fuera siguen a lo mismo, a matar y morir, aunque yo todavía no he visto a ningún país eso de “je suis Ecuador”, voy a repensar cosas de por aquí.

Siguen saliendo los desmanes de Ausbanc y Manos Guarras, algunos ya nos pillan cerca, por ejemplo al jefe de Unicaja. El otro tema es el Granadagate, donde los dos principales han dimitido, aunque llevándose por delante a un tercero.

Lo que sí es enternecedor, es la carmenada de hoy; Carmena construirá 3.570 pisos de alquiler en tres años”. Si mal no recuerdo, esta era una de las cosas que hacia Franco (otra era sacar más del 80% en los referéndums que hacía, cómo don Pablo). ¡A ver si va a resultar…!

Todo esto parece impresionante, pero contando con la capacidad de este país para el despiste y el olvido, en tres meses ni nos acordamos.

Por ejemplo, tras usar del despiste, de los nombrados en los papeles de Panamá, hay varios, vicepresidentes del Barça, pujolines, actores de la élite progresista, etc., de los que no nos acordamos ya, aunque su empapelamiento fue de hace solo una o dos semanas.

Otros olvidos son más sangrantes, por ejemplo, olvidamos que tras tenernos entretenidos unos diez años, con el juicio del tal Fabra, le echaron cuatro años, pero ya está en la calle, al año y medio.

Y esta misma mañana, me he enterado que hace muchos años, ya hubo un extorsionado que denunció a los de Manos Guarras, aportando pruebas. Ganó ese juicio. Después el presunto sindicalista lo denunció por, según él, “dañar su imagen”, el denunciado ganó también ese juicio, pero, ¡ay!, lo llevaron al Supremo y allí un súper magistrado, lo revocó y lo condenó a pagarle 600 euros diarios a su extorsionador. Curiosamente en la web del extorsionador, entre todas sus fotos de amistades, sale la foto del juez del Supremo que juzgó este caso. Casualidad. Todo esto se despistó, no salió en esos medios que ahora claman al cielo, y convenientemente, se olvidó… para ahora poder decir que “no se ha hecho nada porque nadie denunció”. Hay que ver lo listos que son algunos.

Bueno, hablando de otro olvido, ahora la Jequesa de Sevilla, se ha vuelto a acordar de otro, el del Hospital de Marbella. Ha dicho “que trabaja para destrabar el bloqueo de las obras”. Magnifica frase, sí señor.

Cómo en Málaga no pueden hacer nada con el cauce del Guadalmedina, ahora lo van a llenar de puentes. Está bien, así podrán montar más terrazas y bares en ellos.

Me voy, pero antes, otra palabreja de moda para mí Museo de los Herrores; conspiranóico. Fantástica, un presunto presentador, la ha usado cuatro veces en una frase de 20 segundos.

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España