Será casualidad, pero parece que la fecha da para grandes ocurrencias. Olvidando aquella., vengamos a esta de ahora.

Hoy el golpetazo lo ha dado Su Señoría el Juez Marchena, que le ha puesto un punto final a su inclusión en esa estafa a la Constitución que han preparado entre los señores Casado y Sánchez, con lo que, además, se carga la trapisonda “apañada” entre los dos partidos; El juez Marchena renuncia a presidir el Supremo y el CGPJ y tumba el acuerdo PSOE-PP”. El que saliera el elegido antes que los electores ya era una infamia, pero que uno de esos electores, por derrame dactilar de su portavoz, anunciara esto como un triunfo del contubernio, ya era demasiado.

Ahora, todos andan intentando salvar los muebles. El mentiroso profesional señor Sánchez, ahora les pide a los otros, «sentido de Estado», pero no para encajar el golpe, sino para…; “pactar de nuevo la renovación del CGPJ”, es decir, reeditar la cuchipanda. Definitivamente este no tiene un ápice de vergüenza.

El otro, el señor Casado, aplaude ahora la renuncia, y se refugia en arrastrar al tal Sánchez a que se una a este aplauso. Otra asquerosidad. Los demás, hasta ahora están estudiando cómo sacar tajada del asunto. Para empezar, el señor Rivera les pide que abandonen eso que él (y muchos más) llama “el pacto de la vergüenza”.

Claro que nada nos puede extrañar de ambos, especialmente de don Sánchez, que hoy dice una cosa, media hora más tarde la contraria, y mañana ni se sabe que va a decir. Ahora, la monta echándose atrás de sus compromisos en lo del Brexit. Ante las críticas, de pronto le ha entrado un fervor patriótico y dice que lo de Gibraltar tiene que estar en el acuerdo. Lo único que va a conseguir es el cabreo de los gibraltareños, porque a él ya no le hace caso ni el tato.

También da marcha atrás, lo que no implica que mañana vuelva a cambiar de marcha, sobre el asunto de las posibles elecciones; “Sánchez: “si no acordamos los presupuestos mi vocación de llegar al final de la legislatura se ve acortada”. Dijo digo, dice Diego y mañana dirá dije que no dije lo que decía, y ¡ojo! a llamar a lo suyo “vocación”.

Sus ministras entretanto, a lo suyo, a despedazar España; “El Gobierno deja a Cataluña decidir qué asignaturas dan en castellano”. Cada una a lo suyo.

Lo que, si hace “su” partido, ya que no me atrevo a llamarle el PSOE, porque a este partido como tal le doy más credibilidad, es a intentar “plancharle” la campaña a su odiada doña Susana; “el PSOE ‘esconde’ a Susana: sólo Sánchez recibe vítores y aplausos en el vídeo de su mitin juntos”. Claro que para esto tiene bajo su manto a RTVE, que hasta manipula los titulares, cualesquiera que sean. Por ejemplo, en un titular del viaje a Marruecos, donde debía poner “posesión”, en una visita al rey Mohamed, ellos ponen psoesión, y cuando salen imágenes de partidos de futbol, sacan las cartelas se “vota PSOE” en vez de los goles. Se ve que el señor Iván se ha estudiado a fondo las técnicas de la influencia subliminal en las mentes. Ahora, para darle lustre al Jefe, lo hace viajar a un mitin en Chiclana “con médico personal como Justin Bieber, Madonna o Mick Jagger”. A este, al médico, naturalmente le puso coche especial oficial, faltaría más.

Ante estos apoyos de “los suyos”, la jequesa se dedica a flamear la bandera del miedo al posible pacto entre los otros, PP, Cs y Podemos.

Me voy a ir, pero antes notar que, con la llegada de las obras del Metro a las puertas del Corte Ingles, nos han dado una fecha (otra) para que se reabra la Alameda; “en marzo del 2020”. Ahora viene lo difícil; que nos lo creamos. Porque en esto hay dos mentiras, una que se cumpla el plazo, y otra “que se abra” la Alameda, ya que la idea de los munícipes es que por allí no vuelva a pasar un coche en la vida.

Hay una noticia que seguro les va a dar una alegría a varios dirigentes locales, especialmente al señor Cassá; “Los vecinos del Centro contraatacan mientras que el PSOE y Cs siguen sin aprobar las ZAS”. Este cascabel nadie se lo quiere colocar a este gato… especialmente mientras estemos en vísperas de elecciones. Después, todos y cada uno se pasarán los deseos de los ciudadanos por allí mismo, por donde todos pensamos.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España