Ayer volví a faltar, tuve que ir a una ITV médica. Son los problemas del tiempo, del que hace que yo nací. Esperemos que pueda volver a la normalidad.

Bueno, el Maúro tiene un motivo para sentirse orgulloso, ha derrotado a todos los dietistas y nutricionístas americanos; ha conseguido que seis de cada 10 ciudadanos perdieran 11 kilos durante el último año. Para reforzar el asunto, su ejército y policía están dedicados a la noble tarea de vigilar dentro de los supermercados, no sea que la gente vuelva a engordar.

De fuera nos viene una noticia ejemplar; “Noruega pide la descalificación de su propio piragüista y el bronce para el español Hernanz”. Estas cosas no son frecuentes y no es muy normal que haya una federación poniendo la honradez sobre la medalla. Enhorabuena.

Aquí, el flamante ministro señor Marlaska, una vez que ya se ha cargado al incomodo ex jefe de la UCO, ha aprobado la tanda de fondos reservados para que se la puedan gastar gentes que sí gocen de su confianza. En lo de Ceuta y Melilla sigue la tónica de todo el gobierno, unos días dice una cosa y otros otra. Hoy toca “endurecer”… pero menos. Mañana no se sabe.

Pero esto no es más que el reflejo de lo que hace su Amo, que hasta son el asunto del Valle de los Caídos no sabe qué hacer. Lo del Centro de (re)Interpretación de la Guerra Civil ya no le vale, quizás porque si lo hace, tenga que poner cosillas que hicieron “ambos bandos” y puede que en algunas de esas cosillas salga perdiendo. De su política (que dicen que sí, que la hay) verde, ya están empezando a salir los frutos. Una empresa danesa, Vistas, que daba empleo en León a más de 2000 personas, está haciendo las maletas. Claro que a él eso le importa poco, a él lo que le gusta es lo que está haciendo; irse de viaje por países extranjeros a mostrarse como un estadista de pro… aunque se esté cargando a su Estado. Con eso, y con su Churri haciendo caja para sí misma y gastándose el de los españoles, él matrimonio es feliz.

Poor supuesto, mientras, hoy mismo, está entregando la política económica de verdad a los podemitas, que en realidad son los que han ganado la moción de censura. Estos sí que se lo van a comer todo.

De las gilipolleces nacionales, un madrileño, que en Valencia, se metió a bañarse con la bandera roja. La Guardia Civil estuvo cerca de dos horas pidiéndole que saliera, ya que el mar estaba peligroso, y como este imbécil no salía, un guardia civil se arriesgó y entró a ponerle las esposas dentro del agua. Al menos parece que le van a colocar una multa de 3.000 euretes. Creo que esa es por lo que ha hecho, aunque yo le añadiría otros 3.000 por gilipuertas.

Como en Málaga ahora no pasa nada, seguramente porque los concejales y concejalas estarán exhaustos y haciendo la digestión tras la Feria y la Vuelta, voy a dejar esto. Sigo muy liado, y espero que cuando llegue Septiembre, como la canción, todo vuelva a ser maravillosamente normal para mí.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España