Antes de entrar en materia, despidámonos del Mundial. Ha sido, porque aunque siga para nosotros ya ha muerto, un mundial con un futbol cicatero, feo, y desagradable. Ha sido un mundial que ha funcionado por los pelos. Me explico, en esta edición, en los equipos, al menos en muchos de ellos, ha dejado de tener importancia el entrenador, o el preparador físico, ahora el personaje más importante de algunas selecciones es… el peluquero. Ha sido también el del fracaso del VAR, ese invento que lo iba a arreglar todo pero que deja sin castigo los piscinazos, las provocaciones, el teatro en suma de las consideradas grandes estrellas, que se caen con solo mirarlas… y los árbitros y el VAR se lo permiten. Ahora todos buscan culpables al fracaso, y el que lleva más papeletas es el señor Rubiales. Estoy levemente de acuerdo, pero no por sustituir al señor Lopetegui, ya que lo que hizo este, no se puede consentir, sino por no haberse llevado con él a Rusia a un entrenador de repuesto, porque llamar entrenador a un señor que estuvo media temporada de ayudante del señor Ancelotti, y una en el Oviedo, donde no le renovaron, no me parece bagaje suficiente para ser seleccionador nacional, y lo ha demostrado al no tomar ninguna medida durante 4 partidos. Por lo demás, lo de siempre, ahora nuestros “héroes” empezaran a quejarse de la prensa, del sol, de la lluvia y del canto de los gorriones que no los dejaban dormir. Con esto acabo con eso que ahora llaman futbol.

Por ahí fuera, ha ganado en México un señor de izquierdas, el señor López Obrador, y los presuntos líderes sudamericanos están haciendo palmas con las orejas. Ya veremos por donde va este nuevo presidente

Aquí, el señor Rodríguez, el de la Diputación de Valencia se reafirma como español; él no dimite, a ver que nos íbamos a creer.

Lo que es de verdadera vergüenza, es la entrega del señor Sánchez a su amo el señor Iglesias. Ya es público y notorio que le ha “regalado” RTVE, lo único que falta saber es a que paniaguado pone el líder de Podemos. Queda también por ver si, como ya le “exigió” la vez anterior, ahora también le “regala” el CNI, pero eso se verá esta semana.

Para poder pagar estas cosas ya ha tomado la decisión de subirnos los impuestos, medida muy izquierdista, y va a arreglar lo del exceso de pensionistas con una ley de eutanasia, que lo mismo permite sea el jefe del partido en cada localidad, quien le diga a cada médico cuantos pensionistas tiene que cargarse diariamente para equilibrar los presupuestos.

Mientras, una de sus adoradoras, la ministra señora Robles, asegura, así con todas las letras, que “cualquier decisión de traslado de presos tendrá control judicial”, aunque no aclara si ese control judicial también estará, previamente, bajo el control del Partido (o del “otro” Partido).

Para hablar algo de ‘los Otros’, yo creía que la señora Soraya era cualquier cosa menos tonta, pero está demostrando no se entera de la misa la mitad. Como consejero a su vera, verita, vera, ha escogido nada menos que al señor Arenas, ese que primero destrozó al PP de Andalucía y ha terminado destrozando al de todo el país. Él, un superviviente nato, ahora ha elegido, lo malo es que por primera vez, enfrente va a haber más donde elegir, así que me parece que la Pequeña Coronela (maestro señor Alcántara dixit) esta vez se va a estrellar, aunque su “consejero” se pasará con armas y bagajes al partido de quien gane… como siempre.

De la última moda, doña Colau ya tiene “su” barco de refugiados para hacerse la foto, y aunque, todavía no ha llegado, ya está pidiendo dinero a la España que le roba.

En Málaga dicen los papeles que el objetivo es 3,6 millones de estancias en julio en la Costa del Sol. Al menos espero esas estancias no estén las 24 horas en la calle bebiendo y cantando. También cuentan hay interés por cambiar. Ahora se cambia la cola del INEM por la de aspirantes en el casting de Operación Triunfo. Podíamos hacer también castings para la Selección Nacional (ya, como ha perdido, no es la Roja, ya es otra vez la Selecciona Nacional), al fin y al cabo en Eurovisión tampoco nos comemos un colín.

El Ayto. para mantener la tradición, ahora esta enganchado con la Junta para hacer un hotel en el antiguo edificio de Correos. Es decir, lo de siempre, mirar más por los intereses de los amigos que por el bien de la ciudad.

Me voy, y no sé si mañana y/o pasado podré escribir, el verano es complicado. Ya veremos

Hasta mañana, la vista.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España